Espiá algunas curiosidades sobre la película donde Richard Gere se destacó como bailarín

No es una de las cintas más conocidas del actor, pero sin duda es de las mejores.

Espiá algunas curiosidades sobre la película donde Richard Gere se destacó como bailarín
Espiá algunas curiosidades sobre la película donde Richard Gere se destacó como bailarín

Shall we dance? es el título de la película protagonizada por Richard Gere, junto a la despampanante Jennifer López y la reconocida actriz Susan Sarandon. 

En esta cinta, el actor se convierte en todo un bailarín, lo cual hizo muy bien. Se estrenó en octubre del año 2004 en EEUU y en noviembre de ese mismo año en Europa, especialmente España.

La película relata la historia de John Clark, el papel de Richard Gere, quien es un abogado respetable y muy profesional pero adicto al trabajo. 

Su vida es una rutina constante en la que solamente va del trabajo a la casa y de la casa al trabajo, le gusta mucho su profesión, pero siente que ya no tiene emoción, que todos los casos los resuelve rápidamente, y en su casa con su esposa e hija, también siente que le falta algo.

La trama se desarrolla cuando una noche decide cambiar y se inscribe en un curso de baile, atraído por una profesora (Jennifer López) que tiene una mirada muy triste desde la ventana del salón de baile que se ve desde el tren que toma Clark todos los días.

Entre algunas curiosidades de la película, la más importante es que es el remake del film de origen japonés Sharu wi Dansu? que al mismo tiempo se basa en la comedia musical de la RKO del año 1937, Ritmo Loco.

Por otro lado, para hacer la película, todos y cada uno de los actores tuvieron que aprender 10 estilos diferentes de bailes de salón de manera intensiva. Para lograrlo se contrató el servicio del coreógrafo de origen australiano John O’Connell, quien tiene mucho prestigio y reconocimiento y el cual al mismo tiempo se metió de lleno en el proceso de entrenamiento de los actores en una especie de campamento de entrenamiento para bailarines.

Además, cuando se estaba haciendo la grabación, una joya de más de 4.000 dólares que llevaba Susan Sarandon fue robada y recuperada poco tiempo después.