Drew Barrymore nació en el seno de una dinastía de actuación

Para sus bisabuelos, abuelos, tíos y hermano era común estar delante de una cámara.

Drew Barrymore nació en el seno de una dinastía de actuación
Drew Barrymore nació en el seno de una dinastía de actuación

Desde pequeña el entorno de Drew Barrymore estuvo rodeado de artistas, de allí que eso de estar frente a una cámara era algo familiar para ella.

Su padre era el actor estadounidense Jonh Barrymore, quien murió en el año 2004, a la edad de 72 años, tras participar en 26 películas y casarse cuatro veces.

La tercera unión de Jonh fue con la madre de Drew, Ildiko Jaid Mako, en 1981, de quien se divorció en 1984. Para aquel entonces, Drew tenía nueve años y su relación con su progenitor siempre fue lejana.

Por su parte, Jaid nació en un campamento de personas desplazadas en Alemania. En este lugar se alojaban los refugiados húngaros de la segunda guerra mundial.

Un medio hermano de Drew, de nombre John, fruto de la relación de su padre con Cara Williams, también es actor, así como sus bisabuelos paternos, Maurice y Georgie Drew Barrymore y sus abuelos, igualmente por parte de padre, John Barrymore, quien fue uno de los más famosos de su generación,  y Dolores Costello.

Barrymore también tiene otros parientes inmersos en el mundo de la actuación. Sus tíos abuelos Lionel Barrymore y Ethel Barrymore y su tía Diana se lucieron en la pantalla y por si fuera poco su madrina son las actrices Sophia Loren y Anna Strasberg. Entre tanto su padrino es el aclamado director de cine Steven Spielberg.

Desde pequeña, a la rubia de ojos azules, nacida en California, Estados Unidos, le gustaba  actuar, tomar clases de jazz y nadar. Con apenas cuatro años de edad, comenzó su carrera cinematográfica con la película Un viaje alucinante al fondo de la mente (1979).

Años más tarde llegaría la famosa E.T., el extraterrestre (1982), cuya actuación le valió el premio Juventud en el Cine y una nominación a los Premios de la Academia Británica de Cine y Televisión (BAFTA) en la categoría de actriz novel más destacada. Para entonces, Drew tenía apenas siete años.

El nefasto mundo de las drogas y el alcohol hicieron mella en la vida de la actriz cuando alcanzaba los 13 años. En el año 1988, su mamá la internó en un centro de rehabilitación, donde logró superar estas adiciones.

Hoy, a sus 43 años, es madre de  Olive (2012) y Frankie (2014), rol que comparte con sus proyectos en la actuación y su compañía de producción.