La vida de David Copperfield, el mago más grande de la historia - Ciudad Magazine

La vida de David Copperfield, el mago más grande de la historia

Este ilusionista de origen estadounidense ha realizado trucos como la desaparición de la Estatua de la Libertad en 1983, y se ha caracterizado por su creatividad en sus actos.

La vida de David Copperfield, el mago más grande de la historia

Su nombre completo es David Seth Kotkin y hoy es conocido como David Copperfield. Nació el 16 de septiembre de 1956, en Metuhen, Nueva Jersey y es hijo de una pareja judía, que poseían carreras y ocupaciones correspondientes al mundo empresarial.

Su madre Rebecca nació en Jerusalén y su padre Hyman Kotkin, desciende de judíos ucranianos, que migraron a los Estados Unidos.

Desde muy pequeño se interesó por el mundo de la magia, realizando shows desde que tenía 5 años hasta su adolescencia y cobrando 5 dólares por ver su show de magia, diseñado por él mismo. No culminó la escuela secundaria y se mudó a Manhattan a enseñar magia, específicamente en la Universidad de Nueva York.

Su gran talento, lo llevó a ser uno de los miembros más jóvenes en integrar la Sociedad Americana de Magos por su show en Broadway, donde hizo desaparecer a varias personas.

Para el momento, no había decidido su nombre artístico, así que era conocido como David Seth. Cambió su nombre a David Copperfield en honor a un personaje de Charles Dickens, que es uno de sus autores favoritos. Estudió en la Universidad de Fordham y lanzó su obra “The Magic Man” en Chicago, que fue una de las más taquilleras de Broadway, durando 4 semanas en cartelera.

Su programa de televisión “La Magia de David Copperfield”, auspiciado por la CBS, alcanzó un gran rating y fue galardonado con un Emmy en 1984. De hecho, uno de sus grandes trucos fue atravesar la Muralla China en un abrir y cerrar de ojos, por lo que el programa se transmitió en ese país. 

Mantuvo una relación amorosa con Claudia Schiffer, quien era una gran supermodelo de origen alemán, con quien estuvo de 1993 a 1999 y posteriormente conoció a Chloe Gosselin, una modelo francesa y con ella tuvo a su hija Sky en el año 2010.

A pesar de los escándalos que ha protagonizado, sigue siendo uno de los mejores y más grandes ilusionistas de todos los tiempos, realizando trucos que han dejado atónito al mundo.

TE PUEDE INTERESAR