Tom Hardy atribuye su éxito a la "suerte"

El actor confesó que llevaba una vida guiada por las drogas y alcohol.

 

Tom Hardy atribuye su éxito a la suerte
Tom Hardy atribuye su éxito a la suerte

Tom Hardy es uno de los actores de mayor relevancia en Hollywood. Este británico es elogiado por sus participaciones en las películas Warrior, The Dark Knight Rises, Mad Max y El Renacido, donde con esta última obtuvo la nominación al premio Oscar a mejor actor de reparto.

Ante una carrera en auge, un repertorio de películas que cada vez asciende más y más y ocho nominaciones en distintos premios, donde ha ganado tres de ellos, Hardy atribuye todo su éxito a la suerte.

Podés darle las vueltas que quieras pero ha sido suerte, pura suerte. ¿Solo suerte? Bueno, después tenés que trabajar duro, pero conozco actores que son muy superiores a mí y a los que les cuesta encontrar un maldito trabajo”, expresó el actor durante una entrevista con el diario El Mundo, quien admitió que la primera vez que alguien le pagó por una actuación no lo podía creer.

El británico contó que fue recientemente que empezó a tomar consciencia de que era un actor. Eso ocurrió con Taboo, una serie de televisión creada por Hardy junto a Steven Knight y su padre Edward Hardy. El intérprete de Tommy Riordan en Warrior es además el productor y protagonista del film.

“Un día fui a ver a un ejecutivo para hablarle del proyecto (Taboo) y me dijo: 'Ah Tom, entra, cuéntame, me interesa muchísimo'. Yo pensé que había algún otro Tom en la habitación (risas)”, recordó el actor bromeando.

Sin embargo, no todo fue color de rosas para Hardy. Durante la conversación con el periodista del diario El Mundo, el actor confesó que llevaba una vida guiada por las drogas y alcohol. Aseguró que en su juventud no sabía que quería hacer ni que rumbo tomar.  

Contó como anécdota que en una oportunidad iba a reunirse con el director John Woo en Los Ángeles. Sin embargo, nunca llegó a su compromiso y cuando despertó estaba borracho, acostado con un desconocido, quien estaba desnudo, y un gato en la habitación. 

En ese momento se dio cuenta que quería parar esa situación y ese estilo de vida, pero no resulta tan fácil una vez que estás dentro. No obstante, pudo hacerlo y hoy día agradece a Dios por llevar muchos años sobrio y una vida más tranquila.