El secreto de Hugh Jackman para tener uno de los matrimonios más felices de Hollywood

Una relación de 22 años debe tener algunos trucos para mantener vivo el amor y que la felicidad se mantenga. Quien personificó el famoso Wolverine  y su esposa saben bien cuáles son.

El secreto de Hugh Jackman para tener uno de los matrimonios más felices de Hollywood
El secreto de Hugh Jackman para tener uno de los matrimonios más felices de Hollywood

El reconocido actor Hugh Jackman y su esposa, la también actriz Deborra-Lee Furness, tienen casi 22 años de matrimonio, convirtiéndose en una de las parejas más estables de todo Hollywood y con más tiempo juntos. Sin duda son un modelo de matrimonio a seguir, en cuanto a mantener vivo el amor entre dos personas por tanto tiempo.

El actor declaró en varias oportunidades que las cosas del corazón no se las toma para nada a la ligera, y que entiende bien los secretos para tener un matrimonio feliz. El mantra del intérprete de Wolverine es “esposa feliz, vida feliz”.

 Esto lo reveló para un programa de televisión mañanero de su país natal, Australia, en donde no soló señaló este mantra sino otros también.

Bajo ese precepto, Jackman aseguró que ha logrado llegar a los 22 años de matrimonio junto a su esposa, y mantenerse felices. Su vida juntos es sin duda envidiable, ya que tienen aún detalles como que el actor planifica cada vez que tienen aniversario, las celebraciones que harán ¡Que tierno!

La pareja se casó el 11 de abril de 1966, y se conocieron durante la serie policiaca de origen australiana Correlli, la cual salió a las pantallas en el año 1955. El actor en ese entonces decidió no pedirle matrimonio por 6 meses, pero al pasar 4 meses ya no pudo aguantar más, dejó esa regla atrás y decidió casarse con Deborra.

De su relación surgieron dos hijos, Oscar y Ava, y los mismos junto a sus padres se han enfrentado a todas las criticas por la diferencia de edad entre Hugh y Deborra; sin embargo, han sobrellevado muy bien todo lo que las personas hablan y no permitieron que se convirtiera en un factor de conflicto para la familia completa, lo cual comprueba una vez más la estabilidad de la que la pareja goza.