Premios Emmy: los momentos más WTF del show estadounidense

Estamos seguros que no recordás algunas de estas extrañas situaciones. Seguí leyendo.

Premios Emmy: los momentos más WTF del show estadounidense
Premios Emmy: los momentos más WTF del show estadounidense

Las galas de los premios son una oportunidad para disfrutar de las más grandes estrellas de Hollywood reunidas en un mismo sitio. No siempre se tienen momentos así, pero al ser en vivo pueden generarse ciertos errores de cámara difícil de asimilar, sea en las entrevistas desde la Red Carpet, por los chistes del guion o gracias a cualquier discurso espontáneo.

En los premios Emmy ha pasado de todo, por tal motivo recordaremos los momentos más WTF en su extensa historia. Sabrán de situaciones incómodas, cómicas y desconcertantes que tal vez pasó por alto durante las transmisiones.

Discurso de Patty Duke (1970)

Cuando Duke ganó el Emmy por su papel en My Sweet Charlie, su extraño discurso hizo pensar que estaba borracha o drogada. Fue el resultado de su trastorno bipolar no diagnosticado en aquel año.

Eddie Murphy y Joan Rivers unieron fuerzas (1983)

Los dos comediantes fueron la inesperada sorpresa de la gala número 35. Su picante estilo hizo pensar a varios que tal vez eran demasiado para la pantalla chica. Hasta hicieron un chiste sobre un negro, un judío, dos mujeres y un lisiado… la audiencia no creía lo que pasaba frente a sus ojos.

Rara aceptación (1985)

Aparentemente Barry Bremen pensó que era divertido aceptar el premio de Betty Thomas por ella, alegando que la actriz no se encontraba en la sala. ¿El problema?, ella estaba caminando justo hacia el podio en ese instante. Cuando finalmente iba a tomar el Emmy, los escoltas se llevaron a los dos sin que se escuchara una palabra de Thomas. La tensión estaba en su punto máximo.

Broma sexual importuna (1991)

¿Quién podría olvidar cuando Kirstie Alley le agradeció a su entonces esposo Parker Stevenson por darle “el mayor orgasmo de los últimos ocho años”? y todo en vivo, lo que terminó siendo una ironía.

Victoria agridulce (1999)

Nadie predijo que Holland Taylor se llevaría a casa el premio ese año. La veterana actriz hizo un alto para hablar sobre la molestia que debían sentir sus colegas al respecto… y hasta ella supo que su discurso no tenía sentido.

Donald Trump cantando con un disfraz (2006)

No resultó tan incómodo hace más de una década, pero claro, nadie sabía que Trump se convertiría en presidente. Fue extraño ver a uno de los magnates más famosos del mundo, vestido con un atuendo campirano, meneando el trasero para hacer reír.

Blasfemia (2007)

Kathy Griffin es conocida por su humor sarcástico y directo, aunque sobrepasó los límites al aceptar el premio en esa temporada. Catalogó su galardón como su nuevo Dios, tanto que haría que el mismo Jesús se sintiera celoso. (Acá suavizamos un poco las palabrotas que salieron de Griffin).

Sally Field fuera del aire (2007)

La estrella de películas como Mrs. Doubtfire y Forrest Gump tomó el tiempo de su discurso de aceptación para hablar de su postura contra las guerras en el mundo. La cadena Fox a cargo del show, cortó su intervención alegando fallas técnicas.

Demasiados presentadores (2008)

Aquel año estuvieron presentes cinco animadores: Tom Bergeron, Heidi KlumHowie MandelRyan Seacrest y Jeff Probst. Nunca se supo por qué convocarían a tantos. Cada uno pareció improvisar lo que fue la apertura más extraña e incómoda de los Emmy. Un crítico la catalogó como la peor de su historia.

Y Charlie regresó (2011)

Fue incómodo que el actor Charlie Sheen se presentara en la ceremonia de 2011, después de haber sido despedido de la serie Two and a Half Men por conflictos personales. Se salió un poco del guion mientras entregaba un premio, para enviar buenos deseos a sus antiguos compañeros de trabajo. Se desconoce si fue un gesto irónico o real.

Chiste sexista (2014)

Bruce Rosenblum, ex director de la Warner Bros, y uno de los grandes directivos de la Disney/ABC TV Group, ofreció un discurso sobre la diversidad de raza y género en la pantalla chica, mientras la colombiana Sofía Vergara estaba dando giros en un pedestal, exhibiéndose como un gran trozo de carne. El segmento fue seriamente cuestionado, y nada gracioso.

Desliz de Amy Schumer (2016)

La presentadora de E!Giuliana Rancic, le preguntó a la blonda qué llevaba puesto. Esta dijo que un tampón era su accesorio brillante de ese día. Debió ser un comentario cómico, que terminó siendo ordinario para la ocasión. Hasta su hermana que la acompañaba, quedó fría por la sinceridad de Amy.

Burla contra Bill Cosby (2016)

El anfitrión Jimmy Kimmel asumió un gran riesgo en el 2016, cuando al presentarse dio una imitación del actor Bill Cosby, quien en ese entonces estaba siendo acusado de agredir sexualmente a decenas de mujeres. El gesto fue imperdonable.