Poltergeist, una película que arrastra una “maldición” en Hollywood

Varios de los personajes fallecieron en extrañas circunstancias en los años siguientes al rodaje. 

Poltergeist, una película que arrastra una “maldición” en Hollywood
Poltergeist, una película que arrastra una “maldición” en Hollywood

A lo largo de la historia del cine de Hollywood son muchas las producciones del género de terror que ha causado miedo entre los amantes del Séptimo Arte. Lo curioso es que no todo se ha quedado en la gran pantalla, ya que muchos de los protagonistas de esas historias han sufrido accidentes o han fallecido en extrañas circunstancias que convirtieron estos casos en grandes misterios.

Uno de ellos es la sorpresiva muerte de Heather O'Rourke, quien fue protagonista en la película de terror Poltergeist. La niña de 12 años de edad sorprendió al director Tobe Hooper y a los productores Frank Marshall y Steven Spielberg durante el casting, y finalmente le fue otorgado el papel de Carol Anne Freelings.

En la cinta, la pequeña era la encargada de contactar a los espíritus desatando una historia que durante más de 110 minutos provoca gran temor en el público. Tras participar en Poltergeist y en las siguientes dos secuelas, O'Rourke falleció de manera sorpresiva generando una leyenda en la que se catalogaba como “maldita” la producción que se estrenó en 1982 y que logró recaudar poco más de 120 millones de dólares.

Poco después de comenzar a rodar Poltergeist IIIHeather comenzó a sentir dolores de cabeza, temblores en las piernas, pies hinchados y tampoco podía comer. Después se descubrió que la pequeña tenía un parásito intestinal llamado Giardia

La mañana del 1 de febrero de 1988,  se desmayó sobre el suelo de la cocina al sufrir choque séptico por infección en el riego sanguíneo, lo que finalmente le causó la muerte mientras era intervenida quirurgicamente. 

El hecho aumentó los registros en el que figuran que cuatro personas que participaron en la película habían fallecido en un lapso de seis años. Dominique Dunne, quien interpretó el papel de Dana Freelings en la cinta, murió a los 22 años de edad tras ser estrangulada en su casa por su exnovio en 1982.

Años más tarde, Julian Beck que participó en la segunda parte de Poltergeist, cinta en la que cumplió el papel de reverendo Kane, murió durante el rodaje que se realizaba en 1985 producto de un cáncer de estómago; mientras que la cuarta persona en fallecer fue Will Sampson, quien murió durante 1987 por presentar problemas renales.