Mick Jagger y su destreza vocal en cinco geniales composiciones

Es conocido por no temer a reinventarse una y otra vez, dentro y fuera de los escenarios.

Mick Jagger y su destreza vocal en cinco geniales composiciones
Mick Jagger y su destreza vocal en cinco geniales composiciones

Como líder de los Rolling Stones, durante más de 50 años, Mick Jagger ha tenido la oportunidad de exhibir diferentes facetas. Fue aquel enamorado del blues en los sesenta, un fanfarrón en la última parte de esa década, una increíble estrella del rock en los setenta, y un sobreviviente de estos últimos tiempos.

Los Stones han sido la suma de sus partes, pero sus miembros mantienen viva esa presencia en el plano musical y de entretenimiento. Las canciones que grabaron son su tesoro, por lo que hoy recordaremos el top 5 de los mejores temas de Jagger junto a la icónica banda.

Start Me Up, de Tattoo You (1981)

El álbum Tattoo You de 1981 fue simplemente grandioso, y reflejó varias de sus máximas creaciones. La interpretación que le dio Mick a Start Me Up demostró tal autoridad, que era imposible no tomarla en cuenta.

Miss You de Some Girls (1978)

Los Stones forjaron un camino más defensivo hacia su música. Some Girls fue un contragolpe para el punk y el género disco, que reducían las ganancias e influencia de la banda. Con Miss You, Jagger ofreció una de sus más asombrosas actuaciones ante la crítica.

Jumpin' Jack Flash de 1968 single

El agudo riff de Keith Richards impulsó el tema, pero fue la voz de Jagger quien lo dirigió. Jumpin 'Jack Flash inició aquel período fértil con Mick liderando una agrupación lista para la pelea.

Gimme Shelter de Let It Bleed (1969)

Muchos elementos se unieron en Gimme Shelter, pista principal de uno de los discos más geniales de los Stones: el riff introductorio, la melodía base y hasta la voz de fondo de Merry Clayton. Luego -claro- escuchamos esa voz con engañosa indiferencia de Jagger que encantó a sus seguidores.

Sympathy for the Devil de Beggars Banquet (1968)

Beggars Banquet marcó la era inspiradora de la banda. La producción estuvo llena de momentos candentes, pero ninguno tan dramático o amenazante como el debut de Sympathy for the Devil

Se construyó sobre un ritmo siniestro, en tanto Jagger mantuvo el balance que buscaban. Para muchos, era un hombre que cantaba totalmente poseído. ¿Sería cierto eso?.