Logan Paul en su faceta como boxeador

La pelea en cuestión ha sido catalogada como el mayor evento en la historia de Internet.

Logan Paul en su faceta como boxeador
Logan Paul en su faceta como boxeador

Recientemente Logan Paul ha sido nuevamente noticia por enfrentarse a KSI en el ring de boxeo. Ninguno de los dos es boxeador profesional y la pelea  ha sido catalogada como el mayor evento en la historia de Internet.

Todo comenzó cuando otros dos famosos youtubers, Joe Weller Theo Baker, se enfrentaron en una pelea de boxeo en 2017. KSI, un youyuber británico famoso por sus vídeos sobre juegos, cuyo nombre real es Olajide Olatunji, dijo que pelearía contra el ganador.

Terminó peleando contra Weller, y se llevó la victoria. KSI luego le pidió a Logan Paul que pelearan contra él, a lo que Logan aceptó. Ambos llevan meses insultándose por Internet. 

De esta forma el británico KSI y el estadounidense Logan Paul, estrellas de YouTube con 37 millones de suscriptores entre los dos, llevaron su pelea en redes sociales al ring de boxeo este sábado 25 de agosto.

Los contrincantes se encargaron de publicitar el evento y avivaron la motivación de sus seguidores con enfrentamientos por Internet durante las semanas previas al combate. 

El combate terminó en empate luego de una apretada pelea a seis asaltos en el Manchester Arena de Reino Unido. La decisión de los árbitros fue recibida con abucheos por parte del público. 

Más de 15.000 personas presenciaron esta pelea entre los dos famosos. También fue seguida por miles de fanáticos mediante su emisión en vivo a través de YouTube. Ambos contrincantes anunciaron desde ya una revancha.

Luego del éxito en audiencia, parece que KSI y Logan Paul han descubierto una nueva manera de sacarle más provecho a sus respectivas carreras como celebridades de Internet.

Antes de la pelea ambos protagonizaron una disputa frenética en Internet con el objetivo de atraer más público a este evento, que se transmitió en pay-per-view a través de YouTube y en el que cada usuario debía pagar unos 9 dólares para verlo. 

Además, siendo estrellas de YouTube, la empresa vendió el acceso al streaming de la pelea por 10 dólares. Casi 860.000 de personas pagaron la tarifa, mientras que más de un millón vio la pelea en otras plataformas como Twitch.

Se realizaron más de 250.000 apuestas sobre el resultado de la pelea en Reino Unido. Todo esto apunta a un gran éxito en las finanzas de ambas celebridades.