Linda Blair sufrió un infierno tras grabar El Exorcista

La actriz fue amenazada de muerte por parte de religiosos radicales que la acusaban de rendirle tributo al demonio.

Linda Blair sufrió un infierno tras grabar El Exorcista
Linda Blair sufrió un infierno tras grabar El Exorcista

Linda Blair tenía solo 14 años cuando participó en la película El Exorcista para darle vida a Regan Teresa "Rags" MacNeil, una adolescente que es víctima de una posesión diabólica que la lleva a cometer actos perversos, llenos de maldad.

En la ficción, la chica vivió un infierno que luego experimentó en carne propia. Una vez que el filme se difundió en las salas de cine en 1973, religiosos radicales comenzaron a amenazarla de muerte al considerar que en El Exorcista se alababa a Satanás.

Fueron tan fuertes las sentencias contra Blair y el peligro que corría que la compañía estadounidense Warner Bros, encargada de la producción de la película, puso a su servicio un grupo de funcionarios de seguridad que la mantenía vigilada todo el día para garantizar su protección e incluso la de su familia.

La custodia duró por espacio de seis meses, mientras se promocionaba el filme de terror; no obstante, los responsables de las amenazas nunca fueron arrestados y el riesgo siempre estuvo latente.

Las acusaciones continuaron luego de que la empresa le retiró a la actriz los servicios de guardaespaldas, al extremo que le gritaban maldita cuando caminaba por las calles.

La situación preocupó a los familiares de Blair, quienes decidieron esconderse en casa de amigos y allegados. Fue así como estuvieron viviendo en los estados Vermont, Connecticut y Nueva Jersey de Estados Unidos.

600 jovencitas audicionaron para quedarse con el papel de Regan Teresa "Rags" MacNeil; sin embargo, fue Blair quien cautivó a los productores de la película, así como a la crítica que siempre aplaudió su interpretación, la cual le valió un Globo de Oro.

Un premio Oscar también estuvo a punto de quedar en sus manos, pero se rumoró que la joven actriz no fue quien imitó la voz del demonio y tampoco tuvo a cargo todas las escenas de la niña diabólica, pues se utilizó una doble.