Las mejores películas de Nicolas Cage

Estos filmes caracterizan los mejores días de su carrera cinematográfica y que en definitiva no tienen desperdicio. 

 

Las mejores películas de Nicolas Cage
Las mejores películas de Nicolas Cage

Nicolás Cage ha intentado engrandecer su legado a pesar de que lleva aproximadamente una década en el foco cinematográfico, no precisamente por haber realizado notables interpretaciones, sino por su debacle actoral al prácticamente aceptar cualquier película, que terminaron siendo muy malas en taquilla.

Estos filmes hicieron que Cage roce casi en la parodia, pero se debe rescatar que esto no siempre fue así y que de hecho, hizo películas sin desperdicio. 

Adaptation. El ladrón de orquídeas (2002): dirigida por Spike Jonze en la que Nicolas Cage interpreta a dos hermanos gemelos (incluyendo una escena en la que curiosamente, se hace pasar uno por el otro).

Es considerada de las mejores películas del siglo XXI y a pesar de que no ganó, le valió la nominación al Oscar como mejor actor, también en los Globos de Oro y BAFTA. En la cinta se entremezcla la ficción y la biografía de Charlie Kauffman, quien además de usar su genialidad para escribir el guion, es también el personaje principal personificado por Cage, quien logró genuinamente desempeñarlo hasta desaparecer detrás de ellos con gran habilidad.

Leaving Las Vegas (1995): esta cinta fue dirigida por Mike Figgis y estuvo nominada a 4 nominaciones en los Premios Oscar, siendo Nicolas Cage el único en conseguir la estatuilla como mejor actor ese año.

En este drama, Cage se muestra como nunca lo hemos visto al interpretar un autodestructivo alcohólico que se propone beber hasta morir. Su actuación es sublime debido a la genuinidad y apego a la realidad humana del hombre que vive resignado a pasar su día a día clavado en un bar, sabiendo que finalmente será echado porque es un ser humano rendido ante la vida a pesar de que en la película vemos que muestra un ápice de dignidad.

The Rock (1996): dirigida por Michael Bay en la que Nicolas Cage se muestra a sí mismo gritando constantemente y con los ojos fuera de órbitas en ocasiones. A pesar de que se han realizado otras cintas similares a ésta, ninguna se le compara por ser de las más trascendentales películas de acción sin olvidar la memorable escena de Cage en pleno bombardeo sobre Alcatraz, alzando bengalas para intentar detenerlo.