Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Las curiosas cláusulas del testamento de Hugh Hefner

La última modificación del documento ocurrió cinco meses antes de su deceso.

 

Curiosas cláusulas del testamento de Hugh Hefner
Curiosas cláusulas del testamento de Hugh Hefner

Meses después de que ocurriera la muerte del fundador de PlayboyHugh Hefner, a sus 91 años de edad, se conocieron detalles interesantes sobre su testamento, donde aparecen entre el grupo de beneficiarios sus cuatro hijos biológicos y su viuda, la ex conejita Crystal Harris.

De acuerdo con la reseña del canal E!, existe una cláusula que les prohíbe abusar de sustancias ilegales o alcohol, de lo contrario no recibirán el monto que estipuló el mismo Hef como última voluntad.

“Si acaso ellos se ven envueltos en problemas con drogas o alcohol, tendrán hasta doce meses para hacer tratamiento y demostrar su sobriedad. Si se sospecha que algún beneficiario del testamento usa ese tipo de sustancias, se le pedirá realizar una prueba toxicológica. Si da positivo, el beneficiario puede tomar un tratamiento pago de su herencia suspendida”, destacó el medio.

La última modificación del testamento fue en marzo de 2017, y la muerte de Hugh sucedió en septiembre. Lo curioso fue que Hefner escogió como primera heredera de su fortuna a su secretaria Mary O’Connor, aunque ésta murió en el 2013.

El magnate también accedió a darle a sus hijos Marston y Cooper Hefner un fideicomiso una vez cumplieran los 30 años. Hugh supo en vida que algunas de sus condiciones podían generar conflictos de intereses en quienes dejó su inmensa fortuna, valorada en más de 44 millones de dólares, pero no quiso cambiar de parecer.

Sé y estoy consciente de que puede haber conflictos potenciales, pero igual quiero a estas personas (sus beneficiarios), por su conocimiento especial, sus habilidades y su relación conmigo, para que se encarguen cuando sea el momento”, reflejó el documento.

Por último, y a modo de prevenir la llegada de quienes aleguen ser sus hijos, el multimillonario acotó que deshereda y excluye a cualquier descendiente suyo, a menos que haya vivido con él y fuese reconocido en vida y por escrito.