Hilary Swank no cree en la "maldición" de los premios Oscar

Según esta leyenda urbana, algunos actores, directores y guionistas ven apagada su carrera de manera inmediata y sin explicación alguna, tras ganar la estatuilla dorada.

Hilary Swank no cree en la "maldición" de los premios Oscar
Hilary Swank no cree en la "maldición" de los premios Oscar

La repentina ausencia de la actriz Hilary Swank de la industria conematográfica, después de ganar dos Oscar en los años 1999 y 2004, causó muchos comentarios. Uno de ellos fue que había sido víctima del mito de la "maldición del Oscar", aunque luego esta tesis perdió fuerza.

Según esta leyenda urbana, algunos actores, directores y guionistas ven apagada su carrera de manera inmediata y sin explicación alguna, tras ganar la estatuilla dorada

Este parecía ser el caso de Hilary Swank, según los críticos de la farándula, pero la desaparición de la actriz estadounidense fue a consecuencia de un trasplante de pulmón al que fue sometido su padre y nada guarda relación con el cuento hechizado del mágico mundo de Hollywood.

Afortunadamente, el padre de la protagonista de Boys Don’t Cry y Million Dollar Baby superó la operación y su hija lo acompañó en este peregrinar, tras apartarse por decisión propia de los focos, las cámaras y los escenarios.

En algunas entrevistas la actriz aseguró que este tipo de intervenciones quirúrgicas son de las más difíciles y duras a la que se debe someter una persona, de allí que prefirió cuidar a su progenitor en este dificil trance y hacer un alto en su carrera

En esa oportunidad Swank señaló que al conocer la situación médica de su padre los especialistas le dieron poco tiempo de vida, si no encontraban un donante, pero afortunadamente hubo una persona que donó el pulmón y la operación resultó un éxito. Para la actriz este hecho fue heroico y aprovechó para elogiar a quienes dan sus órganos para salvar la vida de otros.

Para Swank. la llamada "maldición del Oscar" no existe y después de tres años sabáticos regresó a su faena actoral con la intención de lograr un papel que le haga ganar su tercera estatuilla dorada.  

La actriz considera que el fracaso de algunos actores no se debe a la magia negra, sino a la forma de cómo sus mánager los representan y hacen el trabajo.

Pero los amantes de las leyendas urbanas sí le dan crédito a la mencionada "maldición" y se refieren a casos como el de la ex modelo y actriz de cine Halle Berry, quien tras recibir una estatuilla cayó en desgracia; Mira Sorvino, quien fue premiada en 1996 como actriz de reparto por Poderosa Afrodita y luego solo participó en proyectos de televisión por cable; Catherine Zeta Jones y Kim Basinger, entre otros.