El difícil trayecto de Nicky Jam hacia el estrellato

En un punto de quiebre en su vida, el intérprete cayó en depresión y en el consumo de sustancias ilegales.

Nicky Jam: su difícil trayecto hacia el estrellato
Nicky Jam: su difícil trayecto hacia el estrellato

Nick Riviera Caminero, conocido como Nicky Jam, es un cantante urbano estadounidense que le debe su apodo a un vagabundo que un día lo llamó así, popularizándose entre sus amigos y más tarde en quienes valoran su legado musical.

Siendo de orígenes humildes, comenzó a trabajar a temprana edad para ayudar económicamente a su familia. En aquel entonces tenía 11 años, y su oficio era empacar los productos de las cajas de un supermercado en Puerto Rico.

Como se trataba de un trabajo ilegal por ser menor de edad, su jefe le daba horas libres, en especial cuando había inspección en el establecimiento. Así, Nicky aprovechaba para hacer presentaciones artísticas, dando sus primeros pasos dentro de la música.

Una vez frente a la esposa de un representante ejecutivo de un sello discográfico, tuvo su gran oportunidad. Hizo una muy buena improvisación de rap. Así, el astro de raíces boricuas y dominicanas consiguió su primer contrato de grabación. Su disco debut se llamó Distinto a los demás.

Pocos años después, conoció a The Big Boss Daddy Yankee, con quien trabajó en la agrupación Los Cangris. Juntos desarrollaron temas como Guayando y En La Cama. Esa sociedad permitió que Jam tuviese éxito. Pero, el artista se vio envuelto en el consumo de drogas y alcohol, haciendo que Daddy se apartara.

El desprecio de Yankee a su amigo, logró que Nicky creara Tirarera pa' Daddy Yankee, letra donde mencionó supuestos aprovechamientos del puertorriqueño hacia otros artistas. En el 2004 trabajó hasta presentar su álbum Vida Escante, con temas como Me estoy Muriendo, Chambonea y Pasado junto al dúo Rakim y Ken-Y.

Aunque tuvo un triunfo moderado, el intérprete cayó en depresión. Siguió consumiendo sustancias ilegales y cargó con un enorme sobrepeso. Su dependencia hizo que no tuviese dinero para mantener un hogar estable, trasladándose a las calles a hacer presentaciones esporádicas.

Estuvo preso por varios días, cuando la policía lo encontró conduciendo un auto fichado por robo. Al salir tomó sus maletas y se fue a Medellín, Colombia, en búsqueda de nuevos rumbos.

Pocos años después se reunió nuevamente con Yankee, con quien limó las asperezas y grabó el tema El Party me Llama. Ya en el 2014 lanzó sus hits Voy a Beber, Travesuras y otros más que le dieron a Jam el ingreso al Hot Latin Songs de Billboard. Con los meses llegó la consagración: El Perdón junto al español Enrique Iglesias.

La canción se posicionó de primera por 30 semanas continuas. Fue una revolución en países como España, Francia, Portugal, Canadá, Suecia, y Alemania por mencionar varias. El Perdón lo condujo a ganar los Premios Grammy Latinos 2015, como Mejor Interpretación Urbana, Mejor Sencillo del Año y Mejor Colaboración Favorita.

Su historia tal vez no fue simple, pero le permitió estar ahora entre los grandes y trabajar en lo que siempre soñó: cantar para su gente y marcar una huella.