Datos curiosos sobre la bella relación de Adam Levine con su esposa

Se conocieron gracias a que el cantante se inmiscuyó en el mundo de la moda.

Datos curiosos sobre la bella relación de Adam Levine con su esposa
Datos curiosos sobre la bella relación de Adam Levine con su esposa

Adam Levine, uno de los hombres más atractivos y sexys de la música, está enamoradísimo y felizmente casado con la bellísima modelo Behati Prinsloo, quien lo capturó con su dulzura y carisma.

Ambos tienen una hija y son de las familias más tiernas y admiradas de todo el medio. De hecho, en el más reciente video de la agrupación que lidera Adam, Maroon 5, tanto su esposa como su hija hacen una aparición que dejó a todos aún más enamorados de su bella familia.

Para conocer un poco más acerca de cómo conoció Adam a quien es ahora su compañera de vida y madre de su hija, comentaremos algunos datos curiosos que seguro te encantarán.

¿Cómo se conocieron?

A todos les encanta saber cómo se conocieron las parejas, cómo fue esa primera impresión y en qué circunstancias.

En el caso de ellos, deben agradecerle a la novia anterior de Adam, la modelo Anne, gracias a quien el cantante estableció un vínculo con el mundo de la moda.

El flechazo

Sin duda fue amor a primera vista, ya que cuando Adam terminó su relación con Anne, comenzó a salir muy rápido con la modelo en abril de 2012.

El primer beso

Todos se enteraron cuando fue su primer beso, ya que acaparó la mirada de todos los medios internacionales en julio de 2012 (el primer beso público claramente) cuando estaban en Hawaii.

La modelo se catapultó

La fama y el reconocimiento de Adam Levine fue muy productivo para Behati, ya que el nombre de la modelo comenzó a ser mucho más reconocido en las pasarelas gracias a su relación.

Se separaron un tiempo

En 2013, cuando tenían un año juntos, decidieron separarse pero finalmente reanudaron el noviazgo y se casaron.

Luna de miel

Escogieron como destino Sudáfrica para su luna de miel.

Son padres de una bella niña

Ambos anunciaron que iban a tener un bebé dos años después de haberse casado.