Curiosidades de la siempre talentosa Natalie Portman

 Sus fans nunca se cansarán de saber más sobre su ídolo favorito.

Curiosidades de la siempre talentosa Natalie Portman
Curiosidades de la siempre talentosa Natalie Portman

La radiante actriz y directora estadounidense Natalie Portman es sinónimo de belleza, glamour, estilo y también de ingenio, aunque según afirmó una vez, no soporta leer hechos de su vida en las páginas de diarios y magazines.

“Es aburrido. No me gusta leer sobre lo que hago o digo. Tuve buenos padres, sí, y crecí en un ambiente feliz. Es algo importante… el resto, no lo sé”, destacó a Vogue.

No obstante, sus fans nunca se cansarán de saber más sobre su ídolo favorito y tampoco nosotros. Por eso, les dejamos acá varias curiosidades de su carrera que podrían sorprenderles.

Portman fue descubierta a la edad de 9 años, cuando un representante de la marca Revlon se le acercó en una pizzería y le preguntó si le interesaba modelar. “No, pero me gustaría un agente”, fue la respuesta de la morocha. “Yo me mantuve tranquila y le dije que me gustaría actuar”, recordó la actriz. Su deseo no fue visto con buenos ojos por sus padres. Su primera película, Léon: The Professional (1994) de Luc Besson, se vino dos años después, y todavía es un gran clásico.

Inicialmente rechazó el papel de Ann August en Anywhere But Here (1999), porque incluía una escena de amor con el actor Corbin Allred que requería desnudez. Pero Susan Sarandon se negó a hacer la película frente a nadie más que a Portman. 

“Natalie fue escogida por su inteligencia y fuerza. Necesitaba a alguien con quien pudiera ir a toda máquina, que pudiera defenderse. Cuando Natalie declinó, hablaron sobre otras personas, pero les dije que no lo haría sin ella”, comunicó Sarandon después del lanzamiento de la película.

Se graduó de la Universidad de Harvard con título en psicología. Siempre fue una especie de ratón de biblioteca, y en la secundaria fue elegida como la que “probablemente aparecería en Jeopardy”.  “En la universidad sentí que tenía que demostrar mi valía y me ponía nerviosa todo el tiempo, porque sentía que la gente siempre pensaba que yo estaba allí porque era famosa y no porque merecía estarlo”, reveló la artista.

Para su papel ganador del Oscar en El Cisne Negro (2010), por el cual perdió aproximadamente 20 libras, entrenó hasta 16 horas al día y sufrió numerosas lesiones, incluida una dislocación costilla. “Hubo noches en las que pensé que, literalmente, iba a morir. Fue la primera vez que entendí cómo se podía estar tan involucrado en un rol que podía llevarme a la derrota”.

La actriz comenzó su propia compañía de producción llamada Handsomecharlie Films, destinada a crear más roles para las mujeres del espectáculo y por mujeres como esas. “Nos interesan comedias femeninas. Tal vez no son suficientes”, comentó Portman a Vogue en 2011. 

“Buscamos ese tono muy del director Judd Apatow o The Hangover pero con mujeres”, apuntó. Portman citó a Lena Dunham en Tiny Furniture como referencia: “La vez caminando en ropa interior durante toda la película, pero siendo el sujeto no el objeto y es algo hermoso. Eso es lo que necesitamos”, recalcó.