Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

La conmovedora reacción de exbailarina con alzheimer al escuchar El lago de los cisnes

La estrella del ballet falleció hace unos meses pero la ONG Música para Despertar quiso rendirle homenaje y hacer público el vídeo del momento.

La conmovedora reacción de exbailarina con alzhéimer al escuchar El lago de los cisnes
La conmovedora reacción de exbailarina con alzhéimer al escuchar El lago de los cisnes

Marta C. González fue primera bailarina del Ballet de Nueva York en los 60, pero en sus últimos años de vida el alzheimer le había ido borrando poco a poco todos sus recuerdos. Sin embargo, fue hace un año cuando un terapeuta llegó a la residencia de Alcoi (Alicante) donde se encontraba y probó con ella su método para intentar paliar los efectos de la demencia y otras enfermedades a través de la música.

Sentada en su silla de ruedas, Marta empezó a escuchar los primeros compases de la gran obra de Tchaikovski, El lago de los cisnes. Instantes después, sus brazos comenzaron a moverse y su cuerpo, como desentumecido, empezó a contornearse al tiempo que sus manos “recordaban” cada movimiento que debían hacer al volver a representar el afamado ballet.

Marta falleció hace unos meses pero el proyecto Música para Despertar quiso rendirle homenaje y hacer público el vídeo del momento. Por conmovedor, el clip se ha convertido en viral en las redes sociales, alcanzado millones de visualizaciones.

En las imágenes se ve a la bailarina sentada en su silla de ruedas, y emocionada al escuchar el fragmento e intentando interpretarlo. “Me emociona”, dice ella al finalizar la canción. "¡Hay que coger las puntas!", indica tiernamente.

“Una bailarina siempre será una bailarina. Emoción a flor de piel, al escuchar, sentir y volar junto con El lago de los Cisnes de #Tchaikovsky”, compartió la asociación en Twitter, junto a las imágenes que ponen la piel de gallina. El psicólogo, musicoterapeuta y músico Pepe Olmedo es el fundador de esta ONG, con la que impulsa la formación de profesionales sanitarios para que aplique técnicas básicas de musicoterapia en el trato diario con sus pacientes.

“Más allá de ese chispazo de felicidad, usamos la música como estimulación cognitiva —con el lenguaje o la memoria— y conseguimos que la enfermedad avance más lentamente y que las personas sean un poco más autónomas”, señaló Olmedo en declaraciones a la cadena SER.