Una ciudad asiática podría hundirse por culpa de los prostíbulos

Las autoridades descubrieron que los recintos extraen grandes cantidades de agua para llenar sus bañeras, y eso contribuye a la erosión del terreno.

Una ciudad asiática podría hundirse por culpa de los prostíbulos
Una ciudad asiática podría hundirse por culpa de los prostíbulos

Los prostíbulos son lugares muy concurridos en cualquier lugar del mundo, pero lo que nadie espera es que por culpa de ellos alguna ciudad corra el riesgo de hundirse. Este escenario esta sucediendo en Bangkok, donde una práctica ilegal utilizada por estos recintos ha puesto en riesgo el futuro de la capital de Tailandia.

La investigación está a cargo de la policía de ese país, la cual descubrió que muchos de los burdeles utilizan ilegalmente bombas de agua para extraer el líquido y utilizarlo en grandes cantidades en sus bañeras, saunas, entre otros servicios, además de ahorrarse un gran pago en sus facturas de agua.

Esta situación ha provocado que la ciudad de Bangkok se hunda un centímetro cada año, según informaron los expertos. Las autoridades inspeccionaron casi un centenar de locales y confirmaron que hasta la fecha al menos cinco utilizan está practica para ahorrar dinero, mientras que las muestras del resto siguen siendo analizadas.

Chuwit Kamolvisit, expropietario de locales de este tipo, aseguró que diariamente los burdeles podrían succionar hasta 400.000 litros de agua para poder cumplir con la demanda de sus clientes, quienes solicitan con frecuencia el disfrute de hidromasajes en sus bañeras.

Asimismo, se conoció que para realizar esta actividad se deben instalar tuberías que alcanzan los 120 metros de profundidad. “Son trabajos grandes que no pasan fácilmente desapercibidos”, expresó Kamolvisit.

Los estudios realizados en la zona dejan abierta la posibilidad de que Bangkok se hunda sino se toman las medidas necesarias para frenar la erosión. El terreno arcilloso sobre el que se asienta la ciudad es uno de los responsables y la advertencia de los científicos ya frenó la construcción de grandes centros comerciales y enormes rascacielos, construcciones de gran peso que podrían acelerar el daño en la ciudad.