Ciencia: extraña "superconductividad" nace entre láminas de Grafeno

Un grupo de científicos hizo el raro hallazgo de superconductores no convencionales en Estados Unidos. 

Extraña superconductividad nace entre láminas de Grafeno
Extraña superconductividad nace entre láminas de Grafeno

El físico español Pablo Jarrillo y su equipo de investigadores realizaron unos experimentos con Grafeno, en donde se descubrió una extraña superconductividad que surge al girar dos capas superpuestas de este material.

El Grafeno es una sustancia compuesta por carbono puro, con átomos dispuestos en un patrón regular hexagonal. Es 200 veces más resistente que el acero actual más fuerte, siendo su densidad parecida a la de la fibra de carbono y unas cinco veces más ligero que el aluminio.

Los científicos fabricaron la estructura bicapa a partir de una sola capa de Grafeno, que luego se divide en dos. Una de las láminas se coloca sobre la otra, y este proceso se conoce como nanofabricacion.

El primer experimento demuestra que las dos capas de grafeno giradas con un ángulo de 1,1 grados muestran un comportamiento aislante inusual, llamado aislante de Mott, donde los electrones interactúan de manera muy fuerte y no se mueven. En el segundo experimento, se pudo demostrar que añadiendo un poco de carga eléctrica a ese estado aislante, se puede hacer que el Grafeno se vuelva superconductor.

“De esta forma, las propiedades electrónicas del sistema de dos capas rotadas exhiben características muy inusuales, que se asemejan a materiales superconductores no convencionales”, explicó el físico Jarrillo del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), coautor de los dos estudios.

Los científicos están muy satisfechos con los resultados obtenidos, y aunque afirmaron que aún desconocen las posibles aplicaciones de este avance, creen que pueden dar lugar a nuevos transistores superconductores.

Cabe destacar que Jarrillo fue premiado en 2012 por el Gobierno de Barack Obama en Estados Unidos y fue dotado con un millón de dólares para otros trabajos de investigación. “Para este proyecto hemos contado con la financiación de la Fundación Nacional para la Ciencia (NSF) y la Gordon and Betty Moore Foundation", puntualizó.