Aprendé cómo elegir el rubor adecuado para tu color y tipo de piel

Unas mejillas sonrojadas son símbolo de salud y belleza.

Aprendé cómo elegir el rubor adecuado para tu color y tipo de piel
Aprendé cómo elegir el rubor adecuado para tu color y tipo de piel

Unas mejillas sonrojadas son símbolo de salud y belleza. Es un brillo juvenil y saludable que se refleja con frecuencia en los niños, pero con el tiempo este rubor natural se va perdiendo.

Como respuesta a esta necesidad se creó el rubor, blush o también llamado colorete, cuya función es poner color y ayudar a definir la estructura facial añadiendo belleza y ternura. Pero hay un tono para cada tipo de piel, por eso te traemos unos consejos para que sepas cuál debes elegir.

Para las pieles claras, los colores ciruelo, vino, carmesí, los pasteles, melón, lila, terracota, durazno y rosa son los más recomendados.

Mientras que a la piel morena le van muy bien los tonos rosa oscuro, coral, rojo quemado, bronce y marrón.

No obstante, a la piel dorada o bronceada le favorece los matices tostados, cobrizos y naranjas.

Sin embargo con tantas marcas, colores y variedades de éste cosmético en el mercado se puede hacer confuso o difícil su selección, por ello acá te ofrecemos otros datos importantísimos que debes tener en cuenta.

En este sentido hay que tener en cuenta los tipos de blush. La presentación en polvo es la más conocida además es muy fácil de aplicar, y además se puede poner en todos los tipos de piel, principalmente en las grasas.

De igual forma está el rubor en crema, el cual se usa preferiblemente en las pieles secas y se aplica directo con los dedos. Contiene ingredientes hidratantes y nutritivos.

Igualmente se encuentra el rubor líquido o en gel, el cual es el más suave y tiene colores translucidos que dejan ver la piel. Es aconsejable usarlo en pieles grasosas y normales, se aplica con los dedos y tiene mayor duración que los dos tipos de rubores anteriores.

Dato importante: el truco más común es que te pellizques la mejilla suavemente y observa el color. Justamente ese es el  ideal para tu rostro. Si por el contrario tienes las mejillas enrojecidas por acné la selección del color puede ser un poco más difícil.

En estos casos lo aconsejable es usar base, polvos o un corrector para emparejar la piel y cubrir el enrojecimiento. Si el enrojecimiento no está cubierto, el rubor no se ve bien.