Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Amigas descubren que son hermanas separadas al nacer y fueron adoptadas por distintas familias

Julia Tinetti de 31 años y Cassandra Madison de 32 se hicieron íntimas mientras trabajaban juntas en un bar de EE.UU. en 2013.

Amigas descubren que son hermanas separadas al nacer y fueron adoptadas por distintas familias
Amigas descubren que son hermanas separadas al nacer y fueron adoptadas por distintas familias

Digno de un guión de comedia. Julia Tinetti de 31 años y Cassandra Madison de 32, se hicieron amigas cuando compartieron trabajo en un bar. Corría 2013 pero no fue hasta dos años después que las mujeres descubrieron que eran hermanas y que habían sido separadas al nacer.

“Este es el tipo de cosas que sólo pasan en la televisión o en las películas. Pero no, es real”, dijo Julia al confirmar que Cassandra era su hermana biológica, y que en República Dominicana tienen un gran familia a la que esperan conocer pronto.

Según contó Cassandra en una publicación en Facebook, las chicas se conocieron en el bar Russian Lady de New Heaven, Connecticut, Estados Unidos. En una de sus jornadas de trabajo, Julia notó que Cassandra tenía un tatuaje de la bandera dominicana, y en ese instante le dijo que había nacido en dicho país pero que había sido adoptada.

Julia, sorprendida, le contestó que también era de origen dominicano y que también había sido adoptada. Una coincidencia que fue el comienzo de su gran amistad. Hasta usaban ropa parecida y le decían a todo el mundo, en modo de broma, que eran hermanas.

Sus compañeros, sin embargo, insitían en que eran parecidas físicamente. Razón por la que decidieron comparar sus antecedentes familiares, los cuales “indicaban que éramos de dos ciudades diferentes y con apellidos diferentes. Y los nombres de nuestras madres en nuestro papeleo eran diferentes”, contó Cassandra a Good Morning América.

Posteriormente, en 2015, Cassandra cambió de hogar y se fue a vivir a Virginia Beach. Pese a la distancia, ambas continuaron siendo amigas. Tres años después, su madre adoptiva le regaló un kit de pruebas genéticas de ADN para Navidad para que pudiera analizar sus antecedentes.

“No sabía que se podía encontrar un pariente, así que fue un gran impacto”, indicó Cassandra. Su padre viajó al país y le confesó que había tenido otra hija sin que nadie supiera. Y esta niña, le contó, también fue dada en adopción.

Cassandra decidió regresar a Connecticut y realizar esa prueba de ADN con Julia, obteniendo el pasado 28 de enero el resultado que ya preveían: son hermanas biológicas, mismo padre y misma madre.

“Es muy emocionante saber que Julia es mi hermana, sobre todo porque ya éramos amigas”, dijo Cassandra. Las mujeres descubrieron además que su madre biológica tuvo nueve hijos. Pero Julia y Cassandra fueron las únicas dadas en adopción.

Ahora esperan viajar a República Dominicana y conocer a su gran familia biológica. “Todavía estoy procesando la magnitud de la situación. Este es el tipo de cosas que sólo pasan en la televisión o en las películas. Pero no, es real”, aseguró Julia a la prensa.