Verónica Castro y su rol como presentadora de televisión

En el año 1969 la actriz participó por primera vez en una novela mexicana.

Verónica Castro se destaca como presentadora de televisión
Verónica Castro se destaca como presentadora de televisión

Ser presentadora de televisión es una tarea nada fácil, pero para Verónica Castro, quien además es actriz y cantante, no se le complica esta función.

Nació en Ciudad de México, el 19 de octubre de 1952 y es hija de Socorro Castro Alva y Fausto Sáinz Aistol. Tiene además dos hijos: Cristian Castro, quien nació en 1974, y Michel Castro nacido en 1982.

Castro, quien posee unos extraordinarios ojos azules, es hermana del productor de telenovelas José Alberto Castro y de la actriz Beatriz Castro. Esta cercanía con el mundo artístico la impulsó a estudiar en la Academia Andrés Soler, para después hacer sus primeras fotonovelas en las revistas Citas y Chicas.

Luego Verónica cambió de set. En esta oportunidad para dirigir un programa humorístico de corte argentino llamado Operación Ja-Já, que fue creado por los hermanos Gerardo y Hugo Sofovich en la década de 1960. La producción contó con varias etapas en la que surgieron innumerables artistas y personajes.

Para el año 1969 Verónica participó por primera vez en una novela mexicana. La misma llevaba como título Yo, no creo en los hombres, que fue producida por Giselle González para Televisa.

Esta novela fue escrita por Caridad Bravo Adams, versión libre y los libretos son originales de Aida Guajardo. La trama estuvo protagonizada por Adriana Louvier y Gabriel Soto, pero contó con la participación antagónica de Flavio MedinaAzela RobinsonRosa María Bianchi y Sophie Alexander, mientras que en las actuaciones estelares fueron de Alejandro CamachoLuz María Jeréz y Macaria.

Yo, no creo en los hombres es una historia donde María Dolores (Adriana Louvier) es una mujer que se gana la vida como costurera y que vive en una zona rodeada de hombres.

Tiene un novio que es Daniel (Flavio Medina). Sin embargo su vida no es todo color de rosa, ya que Daniel resulta ser rico y se hace pasar por pobre para no sentirse avergonzado ante la clase social de su enamorada.

Lo que Daniel menos quiere es causar malestar en su madre, Úrsula (Rosa María Bianchi), quien es la matriarca de los Santibáñez y discriminadora de los pobres.