Twitter desmintió que sus empleados puedan leer los mensajes directos

La declaración se produjo tras la publicación de Veritas Visuals en YouTube, sobre el reportaje de un periodista en las oficinas de la red social. 

Twitter desmintió que sus empleados puedan leer los mensaje directos
Twitter desmintió que sus empleados puedan leer los mensaje directos

Twitter negó que a cientos de sus empleados se les pague para que lean los mensajes directos privados de los tuiteros. La polémica se generó días después de que aparecieron imágenes encubiertas dedos ingenieros de ésta red socialquienes afirmaron que en esta red social hay personal exclusivo para mirar "todo lo que publican en línea".

El video fue publicado por el grupo activista ultraconservador Project Veritas, el cual mostró a varios de sus miembros conversando con los ingenieros de Twitter, Clay Haynes y Pranay Singh.

Todo en el video era normal e incluso intrascendente, hasta el punto donde los propios empleados de Twitter, sin conocimiento de la grabación en curso, afirmaron que entre 300 y 400 empleados de la compañía pueden leer las publicaciones y mensajes privados de todos los usuarios.

Lógicamente se encendió el debate y esto obligó a la compañía a salir a la luz, para marcar su postura oficial sobre el delicado asunto. "No revisamos proactivamente los DM. Un número limitado de empleados tiene acceso a dicha información por motivos de trabajo legítimos. Aplicamos estrictos protocolos de acceso para esos empleados ", declararon representantes de la red social a Buzzfeed News.

Project Veritas ha estado publicando varios videos picantes como parte de su propia investigación en Twitter, incluyendo imágenes recientes que muestran a Haynes diciendo que estaría feliz de entregar los mensajes directos del presidente Trump al Departamento de Justicia, como parte de cualquier investigación.

En respuesta a esto, un portavoz de Twitter dijo: "Deploramos las tácticas engañosas y confusas por las que se obtuvieron estas imágenes, que fueron editadas de forma selectiva para ajustarse a una narrativa predeterminada".

Project Veritas es conocido por sus picaras operaciones encubiertas. A fines del año pasado, el grupo intentó sin éxito que The Washington Post publicara una historia falsa sobre Roy Moore, nominado al Senado por el Partido Republicano.