Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Tiene 26 años y adoptó a 14 niños huérfanos tras un viaje a África

Letty McMaster había trabajado como voluntaria de un orfanato de Tanzania en 2013, durante un año sabático.

Tiene 26 años y adoptó a 14 niños huérfanos tras un viaje a África
Tiene 26 años y adoptó a 14 niños huérfanos tras un viaje a África

Letty McMaster, una inglesa de 26 años, adoptó a 14 niños que conoció cuando a sus 18 viajó durante un mes y como voluntaria de un orfanato de Tanzania, África. La joven terminó quedándose durante tres años para mantener a los niños que había conocido, y cuando el orfanato cerró, decidió acoger a nueve jóvenes que se habrían quedado sin hogar.

Siete años después, la mujer oriunda de Tunbridge Wells, Kent, vive con los niños después de convertirse en la tutora legal de todos ellos. Solidaria, también les brindó refugio a otros cinco niños que conoció en las calles o en una casa segura que dirige.

“Estos niños son toda mi vida, los crío a todos por mi cuenta y me mantienen en las largas horas de hacer malabares con todo. Siempre tuve en mente que quería ayudar a los niños de la calle para que mi familia y amigos no se sorprendieran, pero nunca esperé terminar haciendo todo esto”, afirmó Letty.

“Soy la figura paterna en la casa; algunos de los niños pequeños que nunca tuvieron un padre me ven como su madre, pero la mayoría me ve más como una hermana mayor, ya que no soy mucho mayor que algunos de ellos”. Y agregó: “Soy como cualquier madre que cría adolescentes: me comprometí con ellos y me siento muy bendecida de tener dos familias “.

Letty acababa de completar sus estudios en 2013 cuando voló a Tanzania con el plan de ser voluntaria en un orfanato durante un mes, antes de regresar a casa para estudiar en la Universidad. Pero dijo que pronto se dio cuenta de que los niños estaban siendo abusados ​​física y mentalmente, alegando que el personal solo alimentaba a los niños una vez al día y se guardaba el dinero en efectivo donado por los turistas para la educación.

Cuando el orfanato fue cerrado por el ayuntamiento en 2016, Letty luchó por el derecho a abrir su propia casa, en Iringa, para los nueve niños que quedaron sin hogar. Así fue como fundó Street Children Iringa, una organización benéfica registrada en el Reino Unido y se llevó a otros cinco niños a su casa después de conocerlos en las calles y en la casa de refugio que dirige.

Ninguno de los niños asistía a la escuela y vivían entre las calles y el orfanato cuando los conoció, pero sus vidas cambiaron enormemente desde que se mudaron a la casa de Letty. Uno de sus hijos, Eliah, fue encontrado en las calles en medio del invierno vistiendo solo una camiseta después de que su madre falleciera. Ahora se encuentra entre los 20 mejores alumnos de su año en su escuela.