Los terribles últimos momentos en la vida de Luisito Rey

 Una vida de excesos con el alcohol, las drogas y el sexo aceleraron su muerte.

Los últimos momentos en la vida de Luisito Rey fueron los más terribles
Los últimos momentos en la vida de Luisito Rey fueron los más terribles

La página Quien relató los terribles últimos momentos en la vida de Luis Gallego Sánchez, mejor conocido como Luisito Rey, un músico español que alcanzó notoriedad por su talentoso hijo Luis Miguel desde los años ochenta.

En la información que manejó el seriado de Netflix, donde relataron parte de la vida y obra del Sol de México, observamos que las decisiones tomadas por Rey para que Luismi llegara a ser el hombre de hoy, fueron cuestionables.

Rey era quien dirigía a Luis Miguel desde los 12 años. Con él aprendió a manejarse ante el público y trabajar como nunca por el estrellato internacional. Una vez alzado el vuelo, el guapo artista buscó redirigir su carrera, dejando por fuera a su estricto padre.

Rey más adelante se entregó al alcohol, las drogas y al sexo ocasional con prostitutas. De acuerdo al biógrafo Javier León Herrera, ocurrió que a finales de 1991 estaba de visita en Cuba para recibir el año nuevo, pero ya en esa fecha tenía las defensas muy bajas.

Le diagnosticaron neumonía y fue hospitalizado de inmediato. Cuatro días después le dieron el alta y partió a España, donde su salud siguió empeorando.

Algunos miembros de la familia Gallego dijeron a la prensa que en Cuba Rey se contagió de la fiebre de legionario.

Del lado de la familia de su ex esposa Marcela Basteri aseguraron que Luisito estaba contagiado con VIH, algo que el mismo Luis Miguel sabía, según escribió León Herrera en el libro Luis mi Rey.

El biógrafo colocó en su obra: “Un día antes de desencadenarse la crisis que acabó con su vida, vio a dos prostitutas y hasta telefoneó a su hermano Vicente para que se uniera a la ‘fiesta’. Varias personas notaron como en ayunas Rey tomaba copas de anís, o consumía dos botellas de whisky. También su adicción a la cocaína empeoró su carácter”.

Luisito murió el 9 de diciembre de 1992 en un centro de salud de Barcelona, España, especializado en enfermedades infecciosas como el Sida.

Estaba en coma y peleando contra una fuerte neumonía. Su grave condición obligó al staff médico a conectarlo a un respirador artificial.

Al morir cerca de las 23 horas, se mantuvieron cerca sus hijos, entre ellos Luis Miguel. Lo irónico de la situación fue que al día siguiente hubiese cumplido años Marcela, figura que sigue siendo un misterio luego de su inexplicable desaparición en 1986.