Secretos sobre la producción de Game Of Thrones: algunos capítulos costaron casi nueve millones de dólares

Es para los fanáticos y la crítica una de las mejores series que hayan desarrollado dentro de la televisión por suscripción.

Secretos sobre la producción de Game Of Thrones
Secretos sobre la producción de Game Of Thrones

El drama de Game Of Thrones (GOT) dejó una marca distintiva al mostrar una historia como nunca antes en la televisión estadounidense. Está enmarcada por inquietantes juegos de poder, traiciones, lujuria y violencia extrema, que más allá de alejar al público, lo mantiene en vilo por saber qué sucederá en su última temporada programada para el 2019.

Antes de que algunos sufran por la inminente partida de GOT en las pantallas, les tenemos varios secretos detrás de la producción del show que se mantuvo entre los favoritos más rentables y exitosos de todos los tiempos, según la prensa norteamericana. Mirá esto.

Costo por capítulo: GOT es una de las series más caras en la televisión. Cuesta tres veces más que hacer un episodio de The Big Bang Theory. De hecho, algunos capítulos costaron casi nueve millones de dólares.

Viajes alrededor del mundo: a la fecha los productores han filmado en exóticas y hermosas locaciones de Estados Unidos, Croacia, Marruecos, Malta, España, Islandia e Irlanda del Norte. Eso incrementó los costos por episodio.

Impulso económico: según los datos oficiales, se dice que Irlanda del Norte se benefició con unos 100 millones de dólares por la producción de GOT. Los creadores se apoyaron en sus maravillosos parajes para grabar escenas del show, impulsando así su turismo.

Redacción del guion:  además del escritor y genio principal de esta obra, George R.R. Martin y los creadores de la serie, David Benioff y D.B. Weiss, el programa cuenta con el editor de historias ejecutivas en serie, Bryan Cogman, la guionista del film DivergenteVanessa Taylor, y la escritora y productora Jane Espenson.

Final programado: Martin ha escrito cinco novelas de las siete que completarán su saga, pero le llevó 15 años hacer esa gran obra maestra. Por lo tanto, desde que arrancó la serie televisiva se planteó el final en la séptima u octava temporada. Nunca hubo planes de alargarla aún cuando el material daba para más episodios que explicaran ciertos sucesos que el espectador no disfrutó en la pantalla chica.

Idiomas extranjeros: las lenguas Dothraki y Valyrian se crearon exclusivamente para el show. En los libros, Martin proporcionó ejemplos de las lenguas extranjeras que se hablan en GOT. Así que los productores recurrieron al lingüista David J. Peterson, fundador de Language Creation Society, para desarrollar el Dothraki y Valyrian como idiomas completos y gramaticales, que los actores del programa realmente podían hablar.

Temas tabúes: Martin siempre ha defendido los temas de su libro y serie, que tratan sobre violaciones y asalto sexual. Expresó en muchas entrevistas que su obra ilustra los verdaderos horrores de la historia humana, y los demonios que habitan en ciertos individuos.

Sólo para adultos: desde la salida de GOT, la industria del entretenimiento para adultos también se vio beneficiada con su historia. Muchas actrices de ese medio optaron por interpretar roles como Cersei, Khaleesi, Sansa u otros íconos, recreando su propio relato con tinte sexual. Eso hizo que ciertas películas de censura acumularan grandes ingresos entre los años 2013 y 2017.