Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Robert de Niro: sus cuatro peores películas

Un gran actor no sólo destaca por su récord de excelentes filmes, sino que también puede caer en la crítica por cintas no tan buenas.

Robert de Niro: sus cuatro peores películas
Robert de Niro: sus cuatro peores películas

Robert De Niro es considerado como uno de los actores más talentosos y prestigiosos del cine. Sin embargo, a principios de este siglo entró en una  zona de confort donde es evidente que sus elecciones no concuerdan con el estatus de su carrera, llevando en su haber varias películas indignas respecto a su trayectoria, pero que aportan muchos dólares a sus cuentas bancarias.

Mirá el top de las cinco peores películas de este actor de Hollywood: 

The Adventures of Rocky and Bullwinkle (2000): la ardilla Rocky y el alce Bullwinkle se enfrentan a su enemigo: el Jefe Sin Miedo (De Niro) y sus secuaces Boris Badenov (Jason Alexander) y Nastasha Fatale (Renne Russo).

Hace ya más de 30 años que su show televisivo fue cancelado, pero todo cambiará cuando el Jefe Sin Miedo y sus secuaces escapan al mundo real e intentan hipnotizar a la población mediante un programa de televisión. Al ver el look que usa De Niro se nota que no es uno de sus mejores papeles

Last Vegas (2013): un declive rampante es el que se observa en esta fallida comedia que involucró a grandes nombres: Michael Douglas, Kevin Kline, Morgan Freeman y Robert De Niro. Estos cuatro grandes en mala hora se inmiscuyeron en esta parranda otoñal estilo The Hangover, pero sin la gracia de aquella con una falta absoluta de sindéresis.

Godsend (2004): Paul y Jessie Duncan (Greg Kinnear, Rebecca Romjin-Stamos) perdieron a su hijo Adam (Cameron Bright) en un accidente. El doctor Richard Wells (Robert De Niro) les propone clonar a su hijo para devolverlo a la vida.

El matrimonio acepta, pese a los inconvenientes legales morales que esto acarrea. A pesar de que realiza un papel medianamente corto, De Niro no se salva de haberse inmiscuido en esta fallida película que se pierde en el limbo de la mediocridad.

The Big Wedding (2013): motivado a la boda de su hijo Alejandro (Ben Barnes), Ellie Griffin (Diane Keaton) vuelve a su casa diez años después de que su marido Don (Robert De Niro) la engañara con su mejor amiga (Susan Sarandon), con la que ahora vive.

Cuando Alejandro anuncia que su madre biológica (Patricia Rae) asistirá a la boda y que, debido a sus creencias religiosas, no debe saber que Ellie y Don están divorciados, éstos tendrán que aparentar ser un matrimonio feliz. La parte cómica de De Niro sin duda es la peor de su carrera.