¿Probaste el contouring? Descubrí cómo hacerlo con dos productos

Se puede conseguir un resultado deslumbrante sin gastar mucho dinero.

¿Has probado el contouring? Descubrí cómo hacerlo con dos productos
¿Has probado el contouring? Descubrí cómo hacerlo con dos productos

Lo último en cuanto a maquillaje es que tu cara se vea más fina. Eso permite que el cuello luzca más estilizado, se realcen los pómulos.

Eso recibe el nombre de contouring que implica jugar con el maquillaje en cuanto a las luces y las sombras. Lo mejor es que lo podrás lograr con dos productos para iluminar los rasgos y deslumbrar.

Lo ideal es tener dos tonos. Los especialistas recomiendan el Touche Éclat: uno claro y otro oscuro. El claro permite realzar y definir el rostro y se lleva en las áreas que más sobresalen como pómulos y el puente de la nariz, mientras que el oscuro ayuda a marcar y profundizar en las zonas como sienes y nariz. Eso sí, se debe escoger los tonos que vayan con el color más parecido a tu piel. Se sugiere aplicar en pocas cantidades y difuminar con la yema de los dedos.

El contorno de la nariz es uno de los básicos pero fundamentales. La técnica consiste en aplicar el tono más oscuro a los lados del tabique de la nariz y el más claro en el puente. Claro, no se debe llegar a la punta.

Bajo el pómulo de las mejillas se debe trazar una línea con el tono más oscuro que parte desde el lóbulo y otra más siguiendo el óvalo de la cara. Tanto en la parte alta del pómulo como en el centro de la barbilla se recomienda usar un iluminador con el tono claro. El resultado serán unas mejillas más finas y marcadas.

Por debajo del labio inferior se debe trazar una línea con el color claro y hacerlo sobre la forma natural si lo que se quiere es tener un mentón esculpido y definido. Si, además, te interesa lucir un cuello espléndido lo puedes lograr colocando un poco del tono claro en las clavículas.