Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Al Pacino: “Michael Corleone fue y sigue siendo el papel más difícil que he jugado”

 El actor de 77 años conversó con la página The Guardian sobre varios aspectos de su vida privada y pública que podrían sorprenderle.

Al Pacino: “Michael Corleone fue y sigue siendo el papel más difícil que he jugado”
Al Pacino: “Michael Corleone fue y sigue siendo el papel más difícil que he jugado”

Al Pacino es uno de los grandes artistas de Hollywood que no teme decir lo que piensa. Se ha ganado el respeto de sus pares y la admiración de todo un público, por sus increíbles y desgarradoras actuaciones. 

El norteamericano comentó para el magazine The Guardian que tuvo ciertas dificultades luego del divorcio de sus padres, en su niñez.

“Ellos se separaron cuando tenía dos años. No tuve a mi padre desde entonces. Mis maestros decían que necesitaba una figura paterna. No es que fuese un adolescente sin control, pero sí por muy poco”, recordó el legendario actor.

Sabiendo eso, quiso para sus hijos Julie (27) y sus gemelos Anton Olivia (16) una vida diferente, que sintieran que podían contar con él. “Antes de ser padre, estaba en mi propio mundo. No me daba cuenta de lo que ocurría alrededor. Actuar significaba todo para mí. Ahora es sólo una pequeña parte”, reveló.

La pérdida más terrible que debió enfrentar fue la de su madre Rose y su abuelo materno, quienes partieron con poco tiempo de diferencia. “Yo tenía 22 años y eran lo más importante. Eso hizo que cayera en picada. Bebía mucho, pero entendí que necesitaba enfocarme en el trabajo. Eso me salvó”, dijo Pacino.

Su fama mundial llegó con la película que marcó un antes y un después: El Padrino. “Michael Corleone fue y sigue siendo el papel más difícil que he hecho. No lo vi como un gángster. Sentí que su poder era su calidad enigmática. El estudio no vio eso al principio y pensaban en despedirme. Fue una película importante con Marlon Brando, y nadie más que Francis (Ford Coppola) me quería para el papel”, explicó.

Debido a su estrellato, aprendió a ser reconocido en cualquier parte, y eso no le afectó hasta que tuvo una nueva familia. "No recuerdo haber estado en una tienda de comestibles o en el metro por años. Es difícil para mis hijos salir conmigo. La fama es diferente ahora que hace 20 años. Si estoy un rato en algún sitio sin ser reconocido, se vuelve un lujo”, opinó.

No se considera una persona adicta a las redes sociales, pero no subestima el poder de estas para comunicar un mensaje de interés. Así que posiblemente no lo vean revisando imágenes en Instagram o haciendo reseñas en Facebook.