Mirá en qué se inpiró James Cameron para dirigir películas como Terminator

La afición del director canadiense puede verse reflejada en las entregas de todos sus films. 

Mirá en qué se inpiró James Cameron para dirigir películas como Terminator
Mirá en qué se inpiró James Cameron para dirigir películas como Terminator

Muchos de los gustos de los productores y escritores se ven reflejados en sus obras. Así ocurre en el cine y vemos como hay quienes se inclinan por los dragones, otros por las películas rosa y algunos por los robots, entre otras preferencias.

En el caso del productor canadiense James Cameronsu afición por destruir camiones puede verse reflejada en las entregas de Terminator dirigidas por él. Para muchos esa inclinación de Cameron se debe a que en su pasado fue camionero.

Detrás de esta saga del cine, que lanzó la carrera cinematográfica de James Cameron y consolidó la de Arnold Schwarzenegger, hay muchas historias que contar. Una de ellas es que se rumorea que Cameron tuvo la idea de Terminator debido a una pesadilla producida por una fiebreEn ella veía a un robot envuelto en una bola de fuego que lo perseguía para matarlo.

Asimismo, en un principio Cameron no estaba interesado en trabajar con Arnold Schwarzenegger, a quien solo conocía por Conan y lo consideraba un mal actor; sin embargo, una cena con el antiguo fisicoculturista le hizo cambiar de opinión y vio en él, al hombre ideal para representar a una criatura asesina.

También se conoce que fue el propio Schwarzenegger quien, tras leer el guion de esta película de ciencia ficción y acción le pidió a James Cameron interpretar el papel de villano, pues en un principio se pensó en él para dar vida al bueno de la película, mientras que Lance Henriksen, actor fetiche de Cameron, había sido pensado para interpretar a Terminator.

James Cameron fue acusado de plagio por el escritor de ciencia ficción Harlan Ellision, debido a la similitud del guion de Terminator con sus capítulos de la serie En los límites de la realidad. Como caso curioso, en junio de 2013, el artista plástico y diseñador Roger Dean emprendió acciones legales en Nueva York contra James Cameron. 

Dean acusó a Cameron por la "copia deliberada, diseminación y explotación" de sus imágenes originales refiriéndose a la película Avatar de 2009. La demanda fue de 50 millones de dólares por daños.