La mascota de Alex Ubago ¿lo ayudó con su carrera musical?

''Canciones impuntuales'' es el título de su último trabajo musical, una oda al amor y por supuesto al desamor.

La mascota de Alex Ubago ¿lo ayudó con su carrera musical?
La mascota de Alex Ubago ¿lo ayudó con su carrera musical?

El baladista español Alex Ubago confesó que su mascota Ducks se convirtió en su principal motor para hacer música. 

"Cuando nadie me ve, le canto a mi perro", dijo el cantante durante una entrevista para presentar su último disco, donde además conversó sobre su presencia en la música y cómo un pequeña mascota lo ayudó a ser la estrella que es ahora. 

El español de origen vasco comenzó a escribir canciones a la edad de 15 años. Lanzó su primer álbum, Que Pides Tu, cuando tenía poco más de 20 años, y la grabación rápidamente logró un doble platino y le valió una nominación al Latin Grammy.

Su dúo de 2001 con Amaia Montero, Sin Miedo A Nada, encabezó listas de música en España, México, Chile y Colombia.

El compositor también mencionó que es fanático y fiel seguidor del desamor, de las rupturas amorosas, y quizás esa sea la razón por la que su mayoría de canciones tiene esos temas como eje.

Además, contó entre risas que a veces no se le hace muy fácil escribir sobre ellas, tomando en cuenta que su realidad es otra: está felizmente casado con una bella familia. 

''Canciones impuntuales'' es el título de su último trabajo musical, en el que el desamor y amor se encuentran entre las melodías.

Son 11 canciones que resumen muy bien una etapa amorosa, un primer amor, una decepción y hasta una reconciliación.

Cabe recordar que en 2010 Ubago, la cantante cubana Lena Burke y el cantante colombiano Jorge Villamizar formaron un proyecto musical llamado Alex, Jorge y Lena.

En tanto, al ser interrogado sobre sus inicios en la música,  Ubago confesó que él nunca pensó en escribirle a una chica, ya que a los 12 años no pensaba en ellas.

Por último, aseguró que uno de los temas que más recuerda fue el que le escribió a su perrito Ducks, una balada dedicada a su compañero de cuatro patas. Con esa canción se dio cuenta de que lo suyo era la música, el mejor terreno que pudo pisar.