Katy Perry cambió su nombre para no ser confundida con una actriz estadounidense

El verdadero nombre de la estadounidense es Katheryn Hudson y su primer álbum discográfico está identificado con dicho apellido.

Katy Perry cambió su nombre para no ser confundida con una actriz estadounidense
Katy Perry cambió su nombre para no ser confundida con una actriz estadounidense

Katy Hudson fue el primer álbum de estudio de la cantante estadounidense Katy Perry, y con ese nombre pensaba darse a conocer la artista.

Nacida en la ciudad de Santa Bárbara de California, Estados Unidos, Katheryn Elizabeth Hudson Perry creció en el seno de una familia evangélica. Desde la cuna, esta cantante ha tenido relación con la música.

Sus padres Keith Mary acudían a una iglesia cristiana, donde Perry dio sus primero pasos en el canto, cuando tenía nueve años de edad. Allí estuvo cantando por ocho años aproximadamente.

Para el año 2001, cuando la estadounidense tenía 17 años de edad, ya había grabado su primer álbum, el cual está inspirado en la música cristiana. Red Hill Records fue el sello discográfico encargado de producirlo.

El álbum cuenta con un total de 10 canciones, entre las cuales destacan: Trust In Me, Search Me, Last Call, My Own Monster, entre otras. Perry fue autora de cuatro de estas melodías, mientras que fue coautora de las otras seis.

Este fue el único álbum que Perry grabó como Katy Hudson, pues luego se dio cuenta que se llamaba de la misma manera que la actriz Kate Hudson y eso podría traer confusiones. Es entonces cuando la estadunidense decide usar el apellido de su madre y comienza a llamarse Katy Perry.

Sus padres no solo dejaron que incursionara en la música, sino que también la inscribieron en danza moderna, ópera italiana y en su segundo año de estudios secundarios, la apuntaron en la Music Academy of the West.

Perry comenzó entonces a escribir música country y decidió mudarse a Los Ángeles en busca de un espacio en las grandes discografías. Sin embargo, no todo resultó tan sencillo.

Glen Ballard fue uno de sus primeros productores, quien la ayudaría a lanzar su disco en el año 2005; no obstante, todo quedó a la deriva. Perry acudió a Columbia Records, pero este sello la ignoró por completo.

Más tarde la cantante tocó las puertas de Virgin Records, quienes compraron a Columbia los derechos del álbum no terminado y le agregaron la canción I Kissed a Girl, la cual en sus inicios se decía que no podría ser transmitida en radio por su letra, pero curiosamente fue una estación cristiana la primera en reproducir el sencillo que terminó siendo un éxito.