Enrique Iglesias decepcionó a sus fanáticos al no despedirse en un concierto

Un fuerte abucheo fue el final de un gran gran concierto en su tierra natal.

Enrique Iglesias decepcionó a sus fanáticos al no despedirse en un concierto
Enrique Iglesias decepcionó a sus fanáticos al no despedirse en un concierto

En el año 2017 el cantante Enrique Iglesias congregó a más de treinta mil personas durante un concierto en los campos de sport de El Sardinero en España, pero el evento terminó con un sonoro pitido de todo el estadio, que protestó por su marcha intempestiva y sin despedirse del público.

El cantante, quien había admitido casi al final del concierto sentirse nervioso por cantar en España, pidió disculpas al público por ello. Admitió que las emociones lo traicionaron y sintió que fallaría en su tierra natal.

Sin embargo, los asistentes vieron el gesto como una grosería, más que un asunto de nervios, pues se trata de un artista consagrado. 

Enrique Iglesias comenzó el concierto saliendo de la mitad del predio al ritmo de su sencillo Súbeme la radio. Tras esta canción, que levantó de sus asientos a todos los fanáticos, empezó a sonar Freak, una melodía que estuvo acompañada de fuegos pirotécnicos propios de un gran espectáculo musical.

Las canciones I like how it feels, Duele y Bailamos no se hicieron esperar, por lo que el público empezó a sacar sus smartphones para recordar esos momentos del concierto con fotografías y vídeos. No faltó quién hiciera alguna transmisión en vivo a través de las redes sociales.

 Luego sonaron El perdedorCuandoBe with youTiredEscape y Tonight, y por último I like it, con globos lanzados entre la gente, confetti, humo y ráfagas de pirotecnia que llenaron todo el escenario.

El sonido, el show de luces y las coreografías estuvieron siempre en el top. Lucieron impecables, el evento estaba a punto de terminar con broche de oro, pero la sorpresiva salida de Inglesias dejó un sabor amargo entre los asistentes.

Después de esto, Enrique Iglesias abandonó el escenario y dejó al público esperando por otras conocidas canciones como Experiencia religiosa o Súbeme de nuevo.

Los espectadores tardaron unos segundos en asimilar que debían dejar el recinto, ya que  la presentación había llegado a su fin. 

Al ver que Enrique Iglesias no volvía al escenario, los fanáticos comenzaron a abuchear y a pitar indignados; mientras los encargados desmontaron el escenario, la gente miraba atónita que Enrique Iglesias se hubiera ido sin despedirse.