Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Enrique de Gales: la experiencia por la que pensó en adjudicar a la realeza

El también conocido como Príncipe Harry estuvo a punto de renunciar a su título.

 

Enrique de Gales: la experiencia por la que pensó en adjudicar a la realeza
Enrique de Gales: la experiencia por la que pensó en adjudicar a la realeza

Enrique de Gales, el hijo menor de la Princesa Diana de Gales con el Príncipe Carlos de Inglaterra, es el quinto en la línea de sucesión del trono de la corona inglesa. Según se ha conocido el tiempo que pasó en el ejército lo puso a dudar sobre si dejaba o no la realeza, dado que indicó que esa época fue “el mejor” escape que pudo tener.

Fueron días duros y así se habrá sentido el también llamado Príncipe Harry que por algún momento pensó en esta alternativa, que lo alejaría del mundo real de Inglaterra.

En el ejército británico se mantuvo durante por lo menos 10 años, en los que se desenvolvió como piloto de helicópteros y realizó por lo menos dos giras por Afganistán.

hijo menor de Lady Di confesó que no fue nada fácil la decisión de separarse de las filas armadas, en las que dijo que tuvo la oportunidad de desenvolverse en experiencias que le supusieron grandes desafíos y además le brindó la oportunidad de conocer gente realmente fantástica.

Esa separación y la mezcla de sentimientos que supus.o hizo que Enrique de Gales pudiera en duda si iba a continuar o no en la realeza. De hecho en una entrevista asomó que estudiaría otras opciones de empleo en el futuro.

Fue tal su vínculo con la carrera militar que en ese mundo se le conoció como capitán Harry Wales, que es su nombre como soldado. De hecho se supo que desde que se inició en las filas siempre quiso ser tratado al igual que los demás.

Fue precisamente la carrera militar la que hizo que el príncipe con más centimetraje en la opinión pública se enderezara y acabara con los escándalos que venía provocando. gracias a la publicación de fotos comprometedoras.  

Finalmente, el príncipe dijo que iba a buscar su lugar en la realeza, en la que terminó quedándose para alegría de sus súbditos.