David Beckham admitió haber cometido “ciertos errores” durante su matrimonio

Uno de los problemas más ventilados de la pareja ocurrió en el año 2003.

David Beckham admitió haber cometido “ciertos errores” durante su matrimonio
David Beckham admitió haber cometido “ciertos errores” durante su matrimonio

Para el 75 aniversario del programa de radio Desert Island Discs, el una vez llamado mejor jugador del mundo David Beckham confesó que en algún momento su relación de alto perfil, con la ex Spice Girl y ahora diseñadora de modas Victoria Beckham, pasó por situaciones difíciles.

A la conductora del show Kirsty Young dijo lo siguiente: “Todos sabemos que el matrimonio es complicado a veces, y uno trata de superar muchos errores. Ella y yo nos conocemos mejor de lo que nadie jamás podría pensar. Tenemos padres fuertes y agradecemos que nos hayan criado con los valores correctos”.

Uno de los problemas más ventilados de la pareja ocurrió en el año 2003, cuando su ex asistente Rebeca Loos aseguró a la prensa haber tenido relaciones íntimas con Becks, lo que causó un fuerte disgusto a su esposa.

“No somos perfectos. Por supuesto que cometimos faltas a lo largo de los años. Cuando pasamos por tiempos difíciles, hablamos. No dejamos nada a medias. Todo lo resolvemos juntos”, declaró el ahora empresario, aunque nunca admitió haber estado físicamente con Loos, lo que siempre será un misterio.

Otro punto por el cual han acusado a Beckham, es de mantenerse al lado de Victoria para promocionar la marca que han desarrollado juntos, lo que  catalogó de ser falso.

“Si hemos estado juntos por tantos años, es porque los que sentimos es real. Nos amamos. Tenemos una familia increíble. No puedo imaginar mi vida sin ella y sin mis hijos”, recalcó David.

La relación con Victoria comenzó poco a poco. Tuvieron citas secretas para no levantar sospechas de la prensa, ya que ella era muy famosa en aquel momento. Se veían en un estacionamiento de Harvester en su primera semana como novios (o algo parecido).

“Su manager (Simon Fuller) quería mantenerlo en silencio, así que solíamos sentarnos en mi carro y hablar. Tenía un increíble BMW. Me gasté todo el paquete de Adidas en ese auto, pero estaba todavía viviendo en alojamientos. Me parecía la mujer más hermosa de todas”, recordó con nostalgia Becks.