Conocé los efectos negativos de la harina y el azúcar refinada sobre el organismo

Comer alimentos elaborados con harina refinada puede causar inflamación, estreñimiento e indigestión.

Conocé los efectos negativos de la harina y el azúcar refinada sobre el organismo
Conocé los efectos negativos de la harina y el azúcar refinada sobre el organismo

Las harinas refinadas están hechas de carbohidratos que se procesan y transforman ampliamente, mientras que los alimentos hechos de harina blanca y azúcar son refinados.

Desafortunadamente, muchas personas consumen carbohidratos refinados a diario. Los refrescos, dulces, pasteles, postres y productos horneados no son los únicos alimentos que proporcionan carbohidratos refinados.

También se pueden encontrar en cereales para el desayuno, pan, bollos, masa de pizza, galletas, arroz blanco, pasta blanca, y hasta papas fritas. Además de no contener ningún alimento importante, los carbohidratos refinados también podrían afectar negativamente tu salud.

Los carbohidratos refinados contienen muchas calorías vacías e insatisfactorias, los alimentos que los contienen no le aportan a su cuerpo los nutrientes que necesita, no promueven la saciedad y en realidad provocan más antojos de carbohidratos y comer en exceso, por lo que las personas que consumen muchos alimentos con carbohidratos suelen padecer de obesidad.

Uno de los principales efectos negativos asociados con los carbohidratos refinados es el aumento de peso. Si consumís carbohidratos refinados regularmente, es probable que tengas sobrepeso u obesidad, lo que podría desencadenar enfermedades crónicas con el tiempo.

Generalmente se tiene la creencia de que solo la grasa puede afectar los niveles de colesterol en la sangre y el perfil de riesgo cardiovascular, pero los carbohidratos refinados tienen un gran papel que jugar.

Comer carbohidratos refinados puede aumentar tus triglicéridos, un tipo de grasa que circula en tu sangre, lo que aumenta el riesgo de ataques cardíacos y apoplejías. Los carbohidratos refinados también reducen los niveles de colesterol HDL, que tienen el papel de proteger las arterias de la acumulación de placa y la aterosclerosis.

Las grandes cantidades de azúcar que circulan en su sangre después de consumir carbohidratos refinados también pueden dañar sus arterias y hacerlas más propensas a obstruirse.

Los niveles de azúcar en la sangre también pueden aumentar después de una comida repleta de carbohidratos, el páncreas deberá esforzarse y trabajar para producir suficiente insulina y tratar de controlar sus niveles de azúcar en la sangre.

Aunque pueda ser difícil, te invitamos a que pongas a prueba tu organismo, dejá de consumir carbohidratos y azucares refinados durante un mes y verás que tus antojos disminuirán lentamente y tu cuerpo comenzará a agradecértelo.