Cinco canciones de Radiohead que sólo sus verdaderos seguidores conocerán

Estos son algunos de los sencillos más desconocidos de la banda británica.

Cinco canciones de Radiohead que sólo sus verdaderos seguidores conocerán
Cinco canciones de Radiohead que sólo sus verdaderos seguidores conocerán

Radiohead es una de las bandas más importantes del Reino Unido y probablemente de las más icónicas y singulares del rock alternativo de las últimas tres décadas.

Sin embargo, como cualquier grupo musical existen canciones que no fueron tan famosas o sencillamente son consideradas como de “relleno” en las producciones discográficas. No obstante, la leal fanaticada siempre querrá estar al tanto de cada uno de los sencillos de sus bandas favoritas y Radiohead no es una excepción.

Acá están cinco de las canciones que solo los verdaderos fanáticos sabrán que existen.

Banana Co.: del álbum Pablo Honey (1993). Al escucharla puede recordar a Karma Police y es probablemente la canción más abiertamente política.

Critica a los países que ponen en la mira a otros menos desarrollados y bajo su esfera de influencia para su aprovechamiento, entiéndase a las “repúblicas bananeras”; por lo tanto, es una clara crítica a las acciones estadounidenses contra estas naciones. Esto representó solo el inicio de lo que se convertiría Yorke con el tiempo, un crítico de la explotación agrícola.

Killer Cars: del disco The Bends (1995). Antes de Airbag estuvo ésta y se caracteriza por reflejar las ansiedades físicas y el explícito temor del vocalista Thom Yorke por conducir y los carros en general.

La canción dice: "Voy a dar un pequeño paseo en coche y podría ser la última vez que me veas vivo” (I'm going out for a little drive and it could be the last time you see me alive)

Worrywort: del álbum Amnesiac (2001). La canción tiene una melodía serena, que al escucharla te hace sentir bien y en tranquilidad, tomando en cuenta que tiene frases que parecen obtenidas de sesiones de terapia del vocalista como “Ve y descansa un poco” (Go and get some rest), “es un día tan hermoso” (It's such a beautiful day).

Fog: del álbum Hail to the Thief (2003). La canción representa nuevamente la ilimitada creatividad de la banda, con un sencillo que se caracteriza por ser suave y contar con un hermoso piano y una melodía estremecedora que se entremezcla perfectamente con la letra.

I froze up: debutó en un webcast en el año 2002. Thom Yorke realizó la canción en solitario en un piano Fender Rhodes, con un bajo presupuesto y calidad de vídeo.

Éste era la única prueba de que alguna vez fue interpretada hasta que en el año 2010, Yorke la “revivió” en un concierto en Cambridge, Inglaterra y posteriormente en un concierto de Atoms for Peace en Chicago, siendo ésta la última vez que la cantó.