¿Bonnie Aarons odia el terror y que la asusten?

 Aunque no es amiga del pánico, la actriz estremece a más de uno en La Monja.

¿Bonnie Aarons odia el terror y que la asusten?
¿Bonnie Aarons odia el terror y que la asusten?

Aunque personifica al demonio Valak en la película de terror El Conjuro 2 (2016)  y en su secuela La Monja (2018), a Bonnie Aarons no le agrada el terror, de hecho asegura odiarlo.

A la actriz estadounidense, de 39 años de edad, tampoco le gusta que la asusten, aunque ella estremece a más de uno en La Monja.

Esta película, cuyo título original en inglés es The Nun, es dirigida por Corin Hardy y su estilo es terror sobrenatural, convirtiéndose en la quinta entrega de El Conjuro.

Demián Bichir, Taissa Farmiga y Jonas Bloquet conforman el elenco protagónico, mientras que Bonnie Aarons personifica a la monja.

La trama nos remonta al monasterio de Cartan en Rumania en el año 1952, donde un francés halla el cadáver de una monja que atentó contra su vida.

El Vaticano se entera del hallazgo y ordena una investigación sobre el caso.  Para ello envía al padre Burke (Demián Bichir), un sacerdote con un pasado que lo persigue, una novicia (Taissa Farmiga), quien está a un paso de tomar sus votos y tiene un poder para ver más allá, y un joven del pueblo.

Una vez en el lugar comienzan a ocurrir hechos anormales y misteriosos, que obligan a estas tres personas a hacerle frente al demonio Valak, que tiene forma de monja. A partir de esos enfrentamientos, apariciones paranormales y ataques se viven minutos de verdadero terror, mientras la vida de quienes indagan el suicidio está en riesgo.

El filme se estrenó en septiembre de 2018 y  en poco tiempo alcanzó 55,4 millones de ganancias en taquilla en todo el mundo; sin embargo, algunas críticas no fueron del todo favorables.

Aunque el público elogió la actuación del elenco y la atmósfera de terror creada, la película fue cuestionada por su narrativa.

Al igual que a Bonnie Aarons, al actor Demián Bichir tampoco le gusta el terror, pero ambos coincidieron en que la pasan muy bien durante los rodajes de este tipo de historias espeluznantes.