Aprendé cómo preparar autobronceadores caseros

Entre tanto químico que ofrece el mercado para mantener una piel tostada, la mejor opción es siempre lo natural.

Aprendé cómo preparar autobronceadores caseros
Aprendé cómo preparar autobronceadores caseros

¿A quién no le gusta lucir un tono de piel bronceado durante todo el año? A veces resulta difícil mantener un perfecto color canelita, especialmente en los fríos días de invierno. 

Además entre tanto químico que ofrece el mercado para mantener una piel tostada, la mejor opción es siempre lo natural. Es por ello que acá te traemos algunos autobronceadores caseros, fáciles de preparar y además muy económicos. ¡Tomá nota!

Primero hay que preparar la piel, por eso al menos 24 horas antes de la aplicación del autobronceador debes eliminar el vello. También hay que exfoliar a fondo la piel para sacar todas las células muertas, la cual la podés hacer con productos caseros.

  • Autobronceador casero de té negro: nesecitás ¼ de agua hirviendo, 3 bolsitas de té negro y ¼ de taza de lanolina.

Para empezar vierte el agua sobre las bolsitas de té y dejá reposar unos diez minutos, luego quitá las bolsitas y agregá el líquido en la licuadora, añadí la lanolina y el aceite de sésamo. Se deben mezclar todos los ingredientes lentamente añadiendo el resto del té.

Aplicación: colocar la mezcla en un envase seguro con dosificador para hacer más fácil su aplicación. También se puede esparcir por el cuerpo con ayuda de una gasa, algodón o esponja. Distribuir uniformemente dejar secar y repetir el proceso.

  • Autobronceador casero de zanahoria: debes tener dos o tres zanahorias troceadas, tres cucharadas de aceite de oliva, dos de zumo de limón y una de miel. Se deben introducir los ingredientes en la batidora y batir hasta conseguir una pasta fina y homogénea. Guardar en un frasco oscuro de cristal y conservar en la nevera.

Aplicación: agitar la mezcla y untar en todo el cuerpo.

  • Autobronceador casero de café: se usa una taza de café molido acabado de usar y dos cucharadas de aceite de oliva. Mezclar ambos ingredientes, aplicar en la zona que queremos broncear, dejar actuar por quince minutos y lavar.

Cualquiera de las mezclas se puede añadir al agua de la bañera y remojar el cuerpo por un rato. Nuestra piel adquirirá un tono más oscuro cuanto más tiempo estemos en la bañera.