La amistad quincuagenaria entre Mick Jagger y Keith Richards

 Su último documental Olé Olé Olé demostró que siguen siendo los confidentes más divertidos y talentosos de la escena rockera.

 

La amistad quincuagenaria entre Mick Jagger y Keith Richards
La amistad quincuagenaria entre Mick Jagger y Keith Richards

Si pensás que viste todo sobre The Rolling Stones, te equivocás. La legendaria banda de rock mostró otra faceta en el pasado documental ¡Olé Olé Olé! (2016), donde se destacó la amistad inquebrantable de los rockeros Mick Jagger y Keith Richards que supera cincuenta años.

Durante la grabación se tomaron varias reacciones de los fanáticos en Latinoamérica, en tanto la agrupación cumplía su agenda de conciertos por Brasil, México, Colombia y nuestro país. Llamó la atención que en aquella fecha realizara un show en suelo cubano al aire libre y totalmente gratuito.

Asistieron unos 500.000 fanáticos sorprendidos del despliegue en escena de Jagger y Richards, quienes ya están en sus setenta años, pero muy jóvenes en espíritu. 

Uno de los puntos más recordados e hilarantes del documental fue cuando el dúo estuvo en los vestuarios ensayando su clásico Honky Tonk Women (1969), antes de recordar el amorío que tuvieron con una chica en común.

“La calidez, respeto y aprecio que ambos se tienen, lo podés ver en la grabación. Observamos su relación en el escenario y claramente disfrutan actuar juntos y agradecen lo que han logrado todos estos años”, opinó Julie Jakobek, productora ejecutiva de ¡Olé Olé Olé!.

Añadió que uno de sus momentos favoritos del proyecto fue ver a Keith emocionado en el escenario ante el público de Cuba. “Él salió a preguntar si les gustaba el show, y la expresión de su cara lo decía todo. No puedes fingir algo así. Es admirable que después de tanto tiempo, ellos toquen y entreguen todo de sí como la primera vez”, dijo Jakobek.

Otro aspecto clave de la grabación fue el recibimiento de los fans argentinos (los rolingas) a la banda. Les impresionó sentir el cariño y respeto que acá les brindan, al punto que muchos ostentaban tatuajes relacionados a su icónico logo.