Ahora podés comer bananas sin remordimiento e incluirlo en tu rutina de belleza

Los mitos que rodean a esta fruta hacían que muchos la omitieran por temor a engordar.

Ahora podés comer bananas sin remordimiento e incluirlo en tu rutina de belleza
Ahora podés comer bananas sin remordimiento e incluirlo en tu rutina de belleza

Beneficios de todo tipo es lo que aporta la banana, el plátano o el cambur como se le conoce en varios países de América Latina. De hecho el nutricionista Guillermo Rodríguez, del Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de Madrid, se atreve a asegurar que merece una puntuación de 8 en una escala del 1 al 10.

Una de sus propiedades es que sirve de antidepresivo natural y también es una importante fuente de energía al aportar al organismo desde vitaminas A, B1, B6, B9, C y E; así como selenio, magnesio, calcio, hierro, potasio, cinc y también posee hidratos de carbono desde simples hasta complejos.

Para la piel es recomendado por sus beneficios humectantes y también emolientes. Por ejemplo, si tenés bolsas debajo de los ojos y arrugas en el contorno es ideal que uses un puré de banana para eliminarlas.

Mientras que si te suelen aparecer verrugas también podés recurrir a la cáscara de la banana directamente sobre la verruga que deseás eliminar y se coloca una cinta para fijarla. Tratá de cambiarla cada cierto tiempo y verás que en por lo menos una semana ya no estará en tu piel.

El acné es otro problema al que podés decirle adiós, utilizando  la cáscara de la banana, la cual debes frotar por toda el área afectada durante las noches y dormir con los restos de la pulpa de ser necesario toda la noche para luego enjuagar en las mañanas. Este procedimiento lo podés repetir por lo menos una vez a la semana y los resultados te sorprenderán.

Si necesitás blanquear tus dientes solo debes recurrir a la cáscara y frotar la parte inferior contra los dientes, las veces que consideres necesario y en corto tiempo notarás los cambios. También, si sufrís de picaduras de insectos debes tomar esta cáscara y presionarla contra la picada.