Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Paz Cornú rompió en llanto por la situación crítica de su empresa por el coronavirus: "No quiero fallarle a la gente, no sé qué hacer"

La empresaria se quebró ante el panorama dramático que le dificulta sostener los sueldos de sus empleados.

El desgarrador llanto de Paz Cornú por la situación económica de su empresa

Si poner en pausa el país para controlar la propagación del coronavirus fue una medida que afectó a todas las empresas de la Argentina, mucho peor es la situación de aquellas que no se dedican a los rubros esenciales, como la de Paz Cornú

Al frente de una empresa que fabrica ropa y con local de venta al público, Paz se enfrenta, como muchos, a un panorama en el que ingresos no hay, pero gastos sobran.

Paz Cornú rompió en llanto por la situación crítica de su empresa por el coronavirus: "No quiero fallarle a la gente, no sé qué hacer"

Muy preocupada por lo que está viviendo, la empresaria habló de su caso con Chiche Gelblung y no pudo contener las lágrimas. “Estoy súper angustiada, hace varios días que no duermo. Me encuentro en una situación en donde tengo que elegir entre mi empresa o mis empleados, y es muy feo. Mi gente es lo más importante”, dijo al aire por Crónica TV

Previamente, había comentado que desde antes que se dictara el aislamiento obligatorio a su negocio no le estaba yendo bien; ya nadie entraba al local. Ahora que la venta se frenó absolutamente, todo empeoró: “De un día para el otro me encontré con puros gastos y sin que entre plata a la empresa”. 

"Me encuentro en una situación en donde tengo que elegir entre mi empresa o mis empleados y es muy feo"
La diseñadora textil planteó su incertidumbre ante lo que sucederá y compartió su tristeza. “No hay magia que uno pueda hacer y me angustia porque me costó 20 años de mi vida poder armarlo, pero busco alternativas y no es fácil. Está todo muy trabado, no sé qué hacer”, reconoció. Y explicó que está intentando una salida mediante la venta online, pero que “es complicado”.

El tema que más la angustia son sus empleados. “Lo único que pido es poder sostener a la gente que trabaja conmigo. Yo resigno todo... Con tal de poder comer y tener un techo para dormir, estoy bien. No quiero fallarle a la gente, algunos tienen hijos y yo no sé qué hacer”, se sinceró Cornú, llorando. 

“No hay magia que uno pueda hacer y me angustia porque me costó 20 años de mi vida poder armarlo, pero busco alternativas y no es fácil, está todo muy trabado".

Además, la amiga de Karina Jelinek comentó que para poder pagar los sueldos pidió un crédito al banco y que todavía no obtuvo respuesta. 

Antes de cerrar, desesperada, admitió que solo encuentra sostén en la vida espiritual.