Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Encuentran viva y flotando en el mar a una mujer desaparecida hace dos años

Angélica Gaitán, una víctima de violencia de género, fue rescatada en estado de shock por un pescador. Había intentado quitarse la vida.

Encuentran viva y flotando en el mar a una mujer desaparecida hace dos años
Encuentran viva y flotando en el mar a una mujer desaparecida hace dos años

Las imágenes del rescate de una mujer que permaneció a la deriva por ocho horas y fue rescatada por un pescado de Barranquilla, Colombia, causaron impacto en las redes sociales. Y aún más cuando se conoció la historia de Angélica Gaitán, una víctima de violencia de género que intentó quitarse la vida, tras padecer abusos y agresiones por 20 años.

La mujer había sido declarada como desaparecida hace dos años, pero apareció flotando en mar abierto a tres kilómetros de la costa de Puerto Colombia. Su hijo, que vive en Ecuador, no sabía nada de ella; y su hija, por su parte, confesó no haber sabido nada de ella desde entonces.

Una vez subida al barco, Gaitán aseguró no saber dónde se encontraba, ni cómo habría llegado hasta ahí. El pescador la encontró tumbada sobre el agua y con un flotador infantil.

Llegó al hospital en estado de shock y llorando de forma desconsolada. Luego, fueron sus declaraciones las que revelaron una auténtica historia de terror, llena de abusos sexuales y maltrato físico, como lo dio a conocer el diario El Comercio.

Así fue como la mujer reconoció que su rescate había “culminado” su plan para quitarse la vida; y que llevaba mucho tiempo “huyendo de su pareja”, cuya última agresión fue tan brutal que decidió irse de su casa.

Según reveló Angélica, ella estuvo deambulando por las calles durante casi seis meses. También fue a las oficinas de los servicios sociales a pedir ayuda.

Sin apoyo y sin la posibilidad de seguir en el refugio para mujeres maltratadas donde vivía, la mujer pensó que morir era la mejor opción. Angélica confesó que pasados dos años pensó que solo la muerte era una opción.

“Estando en la orilla del mar, me encontré con la soledad y decidí lanzarme al mar, dejé que me llevara y esperar que pronto acabara esta pesadilla”. Tras ocho horas a la deriva, fue rescatada. “Volvi a nacer, gracias a Dios. Me ha dado una nueva oportunidad para seguir adelante”, admitió la mujer y quien hoy se recupera en un hospital.  

Su familia ya solicitó a las autoridades locales asistencia  para que pueda trasladarse a Bogotá y así comenzar una nueva vida en compañía de su hermana.