La vida y carrera de Ricardo Arjona (Parte 2)

El cantante bendijo la oportunidad que le dio la vida al conocer al director creativo de Sony Music.

La vida y carrera de Ricardo Arjona (Parte 2)
La vida y carrera de Ricardo Arjona (Parte 2)

Cuando Ricardo Arjona apenas iniciaba su carrera, sintió que Guatemala le quedaba pequeña para todo lo que queria lograr en su vida y es por ello que se mudó hasta Argentina durante algunos años.  

Luego de esto, quería irse a España y en lugar de concretar este deseo se quedó viviendo en México a partir de ese momento. Allí comenzó a probar diferentes oportunidades, buscando explotar su talento musical para obtener algo de dinero.

Al principio vivía en un hotel del cual salió gracias al ofrecimiento de uno de sus amigos, con quien podía quedarse durante algún tiempo. 

Arjona se propuso conseguir citas con productores que pudieran impulsar su carrera y así lo hizo. Estos le exigían un total de 10 canciones en el corto tiempo de un mes, pero cuando entregaba el demo y se dirigía a las disqueras para averiguar su estatus, resultaba que habían cancelado el proyecto o habían despedido al productor.

Buscando la manera de producir algo de dinero para sobrevivir en este nuevo país, Ricardo comenzó a escribir canciones y venderlas a otros cantantes que sí fuesen conocidos.

La primera fue La mujer que no soñé, cantada por Eduardo Capetillo para una telenovela llamada Alcanzar una Estrella. Contrariamente a lo que se creía, Arjona no recibió ningún beneficio por esto, al menos no económico ya que a cambio de su trabajo se le dio una pequeña participación en la novela.

Gracias a que fue haciendo conexiones en el mundo artístico, logró hacerse amigo de uno de los productores de Sony Music que ya lo había rechazado en diferentes oportunidades. A pesar de que logró ser firmado, la compañía no quería grabar su disco, tanto así que una semana antes de iniciar lo cancelaron y le colocaron como condición que él debía pagar los gastos de grabación.

Grabó diversas canciones en cassettes para venderlas y lograr pagar su disco, siendo el primero Animal Nocturno. A pesar de que a los productores les gustó, decidieron archivarlo hasta que Arjona conoció al director artístico de Sony Music, Aloysio Reis.

Éste quedó encantado con el trabajo del artista y sacó el disco al mercado, atrayendo a millones de fanáticos para este perseverante cantante.