Sorprendentes hechos de la venerada Reina Elizabeth II

Es toda una figura misteriosa para el ciudadano común, pero muy abierta y con gran personalidad para sus familiares y amigos.

Sorprendentes hechos de la venerada Reina Elizabeth II
Sorprendentes hechos de la venerada Reina Elizabeth II

La Reina Elizabeth II, quien celebra el año número 66 de su coronación este 2018, ha permanecido en el ojo público desde nena. La diferencia es que ella no suele dar entrevistas a los medios, en tanto mantiene una clara distancia de los ciudadanos que la honran.

Existe todo un enigma a su alrededor, y también por lo que sucede -o no- dentro de los muros del Palacio de Buckingham. La prensa en su país recolectó cierta información que quizás le sorprenda. Entonces, ¿Querés saber más de Su Real Majestad? Lea a continuación.

Talento escondido

Ante la sociedad es toda una dama, sin mucho que decir. Pero, con sus allegados es muy abierta, al punto que la retratan como una gran imitadora de personalidades. Lo malo es que no se sabe a quiénes copia exactamente. 

Curioso despertador

Si como muchos te cuesta levantarte cada mañana, probablemente recurrís a un despertador analógico o digital. Pero, nada comparado al de la Reina (y no porque no tenga los recursos), sino que adora levantarse con sonidos propios y… ¿en vivo?.

Pues sí. La Reina despierta al sonido de su gaitero personal, día tras día.

Tiaras personalizadas

Las costosas tiaras de la Reina llevan nombres, como esa que llamó Las Niñas de Gran Bretaña; la Tiara de Irlanda o la Tiara Nudo de los Amantes de Cambridge.

Abuelita, ¿Dónde estás?

Para la mayoría de nosotros, Elizabeth II es la Reina... sin objeciones. Pero, para sus nietos, los príncipes William y Harry, es sólo “granny” (abuelita, en español), sea dentro o fuera del Palacio.

Todo sobre motores

Se dice que sabe más de autos, que cualquier otra persona bajo su mando. ¿Por qué?, pues ella arreglaba los motores de los camiones durante la Segunda Guerra Mundial, como miembro del Servicio Territorial Auxiliar en el Ejército Británico.

Reina al volante

Cuando tiene reuniones, eventos sociales que cumplir y otras actividades en agenda, Elizabeth II se apoya de su carro particular con chofer incluido.

Una vez que ya está en un ambiente más privado, como los campos de su familia, toma un auto rústico y pasea sin necesidad de un conductor designado.

Sin miedo al reciclaje

¿Quién dijo que la realeza no puede mostrar un atuendo más de una vez? Hemos visto a Kate Middleton hacerlo y también la Reina. La prensa la pilló usando el vestido que llevó en la boda del Príncipe William, durante un viaje que hizo por Australia.

Amor joven

La entonces Princesa Elizabeth conoció a su futuro esposo el Príncipe Philip cuando apenas tenía 13 años, mientras él era un guapo joven de 18. Posiblemente ya su enlace estaba destinado a pasar.

¿Pasaporte? No, gracias

La Reina viaja con clase y estilo, no hay nada de curioso en eso. Aunque quizás desconozca que ella no tiene un pasaporte para hacerlo. De acuerdo al sitio Web de la monarquía inglesa, los pasaportes en su país se emiten a nombre de Su Majestad. 

Caballos de carrera

Adora las carreras de caballos desde pequeña, tanto que posee crías ganadoras que además compiten. Suponemos que es una rival digna de temer.

Modelo

Previo a su llegada al poder, adornó la portada de la revista Time con apenas tres años de edad. Fue el presagio de lo que vendría en su vida de lujos sin fin.  

Perro favorito

“Lilibet”, como solían decirle a la Reina cuando nena, ama los animales, pero en especial a los perros. Su raza favorita es el Corgi galés de Pembroke. Crió a casi 30 de ellos a lo largo de su vida. El último murió en el mes de abril y prometió que no tendría más cachorros.