La serie American Horror Story conjuga el drama con el horror

La primera temporada cuenta la historia de una familia que se va a vivir a una casa en Boston, que está maldecida por sus antiguos habitantes

La serie American Horror Story conjuga el drama con el horror
La serie American Horror Story conjuga el drama con el horror

El drama y el horror son los géneros que enmarcan la serie de televisión American Horror Story, a cargo del productor, guionista, director de cine y televisión estadounidense, Ryan Murphy (Glee) y el también director, guionista y productor de televisión estadounidense, Brad Falchuk (Nip/Tuck). 

El programa se describe como una serie antológica, en la que cada temporada se realiza una miniserie independiente, con un grupo de personajes y escenarios distintos y una trama que tiene su propio comienzo, desarrollo y final.

En el año 2011 salió al aire su primera temporada,  titulada American Horror Story: Murder House. En esta se cuenta la historia de una familia que se va a vivir a una casa en Boston, que está maldecida por sus antiguos habitantes. Durante la temporada se registra una serie de hechos paranormales.

En la historia, la familia Harmon está integrada por Ben, un psiquiatra; Vivien, una artista; y su hija, la incompresible típica adolescente Violet.

Inesperadamente Vivien, quien está embarazada, pierde la criatura y seis meses más tarde se percata de que su marido Ben, le está siendo infiel con una de sus alumnas, por lo que la familia decide irse de Boston, Estados Unidos, para comenzar de nuevo.

El nuevo proyecto habitacional de los Harmon estaba predeterminado y así se confirmó una vez que adquieren una vivienda muy bonita, pero a un precio muy bajo. Después, se enteraron que el costo era tan económico porque en ella habían ocurrido hechos inesperados y que sus antiguos residentes culminaron con un trágico final en su interior.

La segunda temporada, titulada American Horror Story: Asylum, fue grabada en Massachusetts, en el año de 1964. El relato trata sobre unos supuestos asesinos en serie ligados al lesbianismo en la época de los sesenta.

En las grabaciones están los pacientes, médicos y monjas que se ocupan del Institución Mental Briarcliff, en el cual albergan a criminales con enfermedades mentales.

Los guardias que dirigen la institución son la rígida Hermana Jude (Jessica Lange), su segunda al mando la hermana Mary Eunice (Lily Rabe) y el fundador de la institución, el monseñor Timothy Howard (Joseph Fiennes).