Samsung y Apple son investigados por presunta ralentización de los equipos

La Organización Antimonopolio de Italia inició una investigación a ambas compañías, y un grupo de consumidores de Corea del Sur pretende ejecutar la misma acción. 

Samsung y Apple son investigados por presunta ralentización de los equipos
Samsung y Apple son investigados por presunta ralentización de los equipos

La Organización Antimonopolio de Italia lanzó dos investigaciones separadas contra Apple y Samsung por acusaciones de obsolescencia programada.

La Autorità Garante della Concorrenza e del Mercato (AGCM) trata de determinar si los dos fabricantes de teléfonos inteligentes están utilizando actualizaciones de software para desacelerar los dispositivos, con el fin de influir en los clientes para actualizar sus teléfonos.

Según el organismo, Apple y Samsung podrían no ofrecer suficiente información a los clientes sobre los efectos de las actualizaciones de software. Además, no ofrecen detalles sobre cómo la instalación puede ralentizar los dispositivos, lo que podría violar varios artículos del Código de Protección al Consumidor en Italia.

No se mencionó la reciente aceptación de Apple sobre el hecho de que el software de iOS está desacelerando intencionalmente los teléfonos con baterías más antiguas, para mantener un nivel útil de rendimiento. 

Apple ya enfrenta una investigación criminal sobre el problema de la desaceleración de la batería en Francia, donde la obsolescencia planificada es ilegal.

Tim Cook, CEO de Apple, dijo esta semana que la próxima actualización de iOS permitirá a los usuarios desactivar la desaceleración, si así lo desean, y proporcionar información más transparente sobre el estado de las baterías de los usuarios.

Un grupo de consumidores de Corea del Sur presentó una queja, aunque no está claro si la denuncia generará una investigación formal. El grupo llamado Ciudadanos Unidos por la Soberanía del Consumidor, ya había presentado una demanda contra la compañía.

Mientras que principios de esta semana, un grupo de consumidores en China escribió a la compañía con inquietud. El senador estadounidense John Thune también escribió a Apple para expresar sus preocupaciones y hacer preguntas.