El ritual de Hilary Swank: todos los días ingiere pastillas para la longevidad

Considera que las cápsulas mejoran su salud, al tiempo que apuesta a dormir seis horas y hace ejercicios durante sesenta minutos diarios.

El ritual de Hilary Swank: todos los días ingiere pastillas para la longevidad
El ritual de Hilary Swank: todos los días ingiere pastillas para la longevidad

Mantenerse en perfecto estado físico y de salud es una de las exigencias naturales que deben tener los artistas, actores y las figuras más representativas de la gran pantalla, como parte de las exigencias de cada papel a representar. Es por ello que los gimnasios, las dietas sanas y una vida saludable están presentes en el día a día de estas personas.

Consciente de esta realidad, la ganadora de dos premios Oscar, Hilary Swank, consume unas 45 pastillas diarias como parte de un tratamiento vitamínico que cumple, el cual considera de gran bienestar para su salud.

La reconocida actriz estadounidense apuesta a dormir seis horas y hace unos sesenta minutos de ejercicios por día, para complementar los beneficios que su cuerpo y su mente requieren. Además, asegura que realizar este tipo de actividades le brinda energías y fuerzas.

La protagonista de Million Dollar Baby destaca por ser una mujer atlética, deportista y muy atractiva. También consume cápsulas para la longevidad, para evitar arrugas, el envejecimiento y tener una larga y confortable vida.

Este tipo de tratamientos ayuda a la gente a acceder, entender y beneficiarse de los progresos científicos desarrollados hasta el momento en materia de salud, particularmente en los Estados Unidos.

En una oportunidad, durante una entrevista, aceptó haber ingerido las pastillas de una manera rápida, lo cual después se cuestionó al afirmar que en una ocasión casi se ahoga por esta misma práctica. Asimismo, confesó haber sentido temor ante lo sucedido.

Cuando Hilary Swank participó en Million Dollar Baby tuvo que someterse a un fuerte entrenamiento físico para meterse en el papel de una boxeadora. Aunque le costó mucho esfuerzo, la actriz ya estaba acostumbrada a hacer ejercicios.  

Héctor Roca, entrenador panameño de boxeo, fue su guía durante seis meses. La actriz practicaba boxeo y hacía pesas cuatro horas y media al día, seis días a la semana, y ganó casi diez kilos de músculos.

La actriz ingería 210 gramos de proteínas al día, y consumía claras de huevo y aceite de semillas de lino, al tiempo que dormía nueve horas para que descansaran los músculos, aunque se despertaba a mitad de la noche para tomar batidos de proteínas y regenerar el organismo. Este papel le valió un Oscar.