Piedra pómez: la roca volcánica de la belleza

Conocida también como pumita, liparita o pumicita tiene propiedades bondadosas y exfoliantes que debes aprovechar.

Piedra pómez: la roca volcánica de la belleza
Piedra pómez: la roca volcánica de la belleza

La piedra pómez es un regalo de la naturaleza con múltiples aplicaciones beneficiosas para la vida cotidiana. En el hogar es un buen afilador de cuchillos, también se emplea en polvo mezclada con jabón como desengrasante y para eliminar óxidos.

La piedra pómez es una roca ígnea muy porosa. Se trata del resultado de la solidificación de la espuma de lava, cuando se produce un enfriamiento rápido después de una erupción en las zonas volcánicas.

Consejos naturales para el cuidado de los pies

Es importante cuidar los pies con regularidad, pues estos están conectados por canales de energía con todos los órganos del cuerpo, incluido el cerebro. 

Expertos en Reflexología aseguran que cuando los pies están cansados, también lo están la mente y el cuerpo. Es importante saber que unos pies bellos y sanos son la base de la elegancia física y la resistencia.

Utilidades cosméticas

La piedra pómez tiene una acción de peeling suave y es empleada en estética como exfoliante para eliminar células muertas. Además ayuda a conseguir una piel tersa y suave.

Esta piedra también es ideal para eliminar las callosidades y durezas de las plantas de pies, manos y codos. No se debe usar en el resto del cuerpo porque puede ser irritante, y esto no debe hacerse más de una vez por semana.

Comenzá por sumergir la roca en un baño de agua templada con sal, que alivia la hinchazón y el dolor. Finalmente cuando esté humedecida, realizá siempre movimientos circulares con suavidad.