Nicole Kidman le "huye" al sol para lucir siempre radiante

La actriz pone en práctica una serie de truquitos para que los años pasen desapercibidos.

Nicole Kidman le "huye" al sol para lucir siempre radiante
Nicole Kidman le "huye" al sol para lucir siempre radiante

La belleza de Nicole Kidman es indiscutible. Aquellos cabellos rubios y a veces pelirrojos van de la mano con sus ojos azules para lucir un rostro que para muchos es perfecto.

La actriz y productora estadounidense ya cuenta con 51 años de edad y sigue luciendo radiante, llamando la atención de todos aquellos que la ven pasar.

Y aunque su belleza es natural, Kidman pone en práctica una serie de truquitos para que los años pasen desapercibidos. Uno de los consejos de belleza que sigue al pie de la letra la protagonista de películas como Los otros (20019 y Las horas (2002) es evitar el sol.

Está comprobado que los rayos ultravioletas causan daños irreversibles en la piel,  la arrugan y la manchan, por ello Kidman evita estar expuesta al astro rey y usa protector solar cuando debe salir de casa.

La actriz también confesó que no discrimina la hora de comer, aunque debido a algunos excesos alimenticios se ejercita para quemar aquellas calorías que están de más y mantenerse en forma.

En su alimentación no faltan las frutas y las verduras como nutrientes y ayudantes para mantener una piel sana, lo que reafirma tomando vitaminasminerales y antioxidantes, que además le garantizan unas uñas resistentes y una frondosa melena.

Las cremas para el cutis también son utilizadas por Kidman, así como los maquillajes multi-usos que ocupan poco espacio en su cartera.

Nicole también se consiente con  los tradicionales masajescorporales para relajarse y sobre todo para dormir plácidamente, luego de una jornada agotadora.

Otro truco de belleza de la artista norteamericana es lavar su cara con agua helada cada vez que se levanta. Además de mejorar su circulación, esta técnica que aplica también en todo el cuerpo le da brillo a su piel y suavidad.

Ese gusto por el agua helada lo tiene la actriz desde que era joven. Según recuerda le gustaba nadar en el océano en Australia, por lo que cada vez que se coloca agua fría en el rostro recuerda aquellos momentos.